Lluvias quitan crudo al río; queda en acequias

Los vecinos de varias comunidades de Cadereyta se mostraron complacidos porque la contaminación se fue con las precipitaciones.
Durante un recorrido realizado ayer, todavía se ubicaron grupos de trabajo en la zona del San Juan.
Durante un recorrido realizado ayer, todavía se ubicaron grupos de trabajo en la zona del San Juan. (Roberto Alanís)

Cadereyta

Las recientes lluvias que se dejaron sentir en Cadereyta limpiaron las manchas del hidrocarburo del río San Juan, sin embargo, en las acequias aún es visible el agua aceitosa y aparece la tierra con chapopote en algunos tramos de sus márgenes.

Durante un recorrido realizado este martes por MILENIO Monterrey se pudo constatar que las tres pulgadas de precipitación que alcanzaron la zona de Tepehuaje, Soledad Herrera, Concepción, y San Juan, en este municipio, alcanzaron a "sanear" los residuos del crudo derramado el pasado 17 de agosto.

Un grupo de 30 trabajadores contratados por Petróleos Mexicanos realizaba labores de limpieza en un tramo del ejido de Concepción y donde ya no era perceptible a simple vista.

"El agua se la llevó (la mancha) para allá, para la presa, a lo mejor", dice pausadamente José Juan Nájar Gloria, quien trabaja desde hace un mes en la zona del derrame.

Originario de Cadereyta y con 31 años viviendo en este sector, Nájar Gloria explica que los trabajadores a bordo de una lancha desenterraban una barrera que quedó encajada entre la tierra y piedras a causa de las lluvias.

"Están quitando las barreras, están bien enterradas de cascajo y aguas por las lluvias... ya se fue para allá (el hidrocarburo)", indica. "Se atoró mucha maleza y hierba sobre el puente por las lluvias y tiene que haber quedado embarrado en la hierba, todavía hay en muchos lugares".

El pasado 17 de agosto, una fuga de cuatro mil barriles de petróleo crudo se registró a 15 kilómetros al sureste de la refinería de Pemex de Cadereyta, contaminando el río San Juan con manchones negros del hidrocarburo propiedad de Petróleos Mexicanos y que fue derramado por una toma clandestina instalada en el oleoducto Madero-Cadereyta.

Uno de los lugareños que estaba sentado junto con otros tres vecinos sobre el camino Plutarco Elías Calles agradeció que las lluvias se llevaran las manchas de aceite a la presa El Cuchillo.

"Pero sí llovió unas tres pulgadas, y el agua viene del río Ramos y del Santa Catarina, uno como quiere vive de la pesca, no para vender, aquí no lo vendemos, sino para comer", señaló.

Otro de los pobladores del ejido Concepción interviene en la plática de su vecino.

"Llega hasta El Cuchillo, ahí se la van a tomar ustedes, ¿son de Monterrey?", cuestionó, "ahí les va a tocar a ustedes, pero ya muy rebajado", agregó para soltar una carcajada.

Indicaron que no han visto peces muertos y los que pudieran estar en esas condiciones el agua ya se los llevó directo a la presa, al igual que el crudo, pero lo que les importa son los que quedaron vivos.

"Se va quedando (la mancha) en el trayecto, pero para eso nosotros ya vamos a poder pescar, lo poco o mucho que haya quedado ya se fue, los pescados muertos ya se fueron", comenta el señor de unos 68 años de vivir en ese ejido, "de la iglesia para allá pertenece a Tepehuaje, ésta es Concepción y para aquel lado del río es Soledad Herreras".

Otro de los lugareños concluye la plática: "No, si no ha llovido, estuviera todo ahí (el hidrocarburo), lo que esperamos más es que (Pemex) no la vuelva a regar; aunque en las acequias aún hay (contaminación)".

Sin embargo, en las acequias cercanas al Molino Viejo, el hidrocarburo es fácil de identificar en el agua aceitosa y en la tierra, que al removerlo con la mano o una rama, ésta queda embarrada del crudo.

En una pequeña muestra para verificar esta situación, el reportero quitó con su mano una capa de tierra a la orilla de la acequia y la mancha surgió como si fuera de chapopote.

De acuerdo con las autoridades federales y de Petróleos Mexicanos, el derrame del hidrocarburo afectó cinco kilómetros del río San Juan y 18 kilómetros de acequias.

Las condiciones

-Personal de Pemex dio a conocer el fin de semana que la situación en el margen del río San Juan se encontraba controlada tras las lluvias que se presentaron en el estado.

-De acuerdo a la paraestatal, se instalaron herramientas adicionales para prevenir afectaciones a lo largo de 12 kilómetros de la acequia, esto en coordinación con la Profepa y Conagua.

-El Comité de Contingencias Hidrometeorológicas descartó riesgos de contaminación en la presa El Cuchillo, debido a las lluvias de la semana pasada.