La afectación al cauce es grave, advierte Profepa

Impacto en flora y fauna de la zona es irreversible; Petróleos Mexicanos asumirá costo de maniobras, afirma la Semarnat.

Monterrey

Víctor Jaime Cabrera López, delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), señaló que la evaluación del daño ecológico en el río San Juan, tras el derrame de crudo podría demorar hasta tres semanas, pero adelantó que sí es un daño grave. Recomendó no utilizar el agua del río y de las acequias para riego, pesca o el ganado.

"Podemos calificarla como muy importante, sí, sí es grave porque tenemos que tomar en consideración que es un afluente a de agua que en caso de que llegara a desbordarse llegaría a la presa.

"Hicimos una alerta desde el mismo día lunes, lo que estamos recomendando es que no se consuma esa agua, es incomible (sic)", aseguró en entrevista telefónica.

Aunque dijo que la situación está controlada y que el daño es menor a lo ocurrido con el huracán Ingrid en 2013, cuando una creciente dañó un ducto y sobrevino un derrame de combustible.

"Esto se originó en una toma clandestina descontrolada, que provocó el derrame de crudo, aproximadamente han logrado extraer 190 metros cúbicos de hidrocarburo", informó.

A decir del delegado, se afectaron aproximadamente 6.5 kilómetros del río San Juan y 11.5 kilómetros de acequia con el derrame de crudo del pasado domingo, según información proporcionada por Pemex.

"Se va a trabajar en la remediación y después se va hacer una evaluación final", explicó.

Señaló que Profepa haría un recorrido para evaluar el daño tanto en el río como en la acequia, que dijo, traslada agua tratada.

Mientras tanto, unos 308 trabajadores comenzaron los trabajos de saneamiento en el río, los cuales tardarán entre ocho y 10 semanas, informó el acalde de Cadereyta, Emeterio Arizpe.

"Contrataron a una empresa que tiene mucha experiencia en el tema y esperemos que pronto quede remediado el daño.

"Nos hablan de entre cuatro y cinco semanas el proceso de recuperación de todo el crudo y de seis a siete semanas más el proceso ya de remediación", señaló el edil.

Señaló que la empresa Biotecnología Aplicada en Saneamiento Ambiental (BASA) ayudará en la remediación del daño que sufrió la acequia y el caudal. Actualmente se hacen muestras del agua en norias y pozos a fin de determinar que no hayan sido afectados.