La comisión sólo fue para la foto: diputada

Blanca Lilia Sandoval precisó que hubo falta de compromiso de las autoridades con los ejidatarios.
Sólo se celebraron 3 sesiones en apoyo a los perjudicados.
Sólo se celebraron 3 sesiones en apoyo a los perjudicados. (Archivo)

Monterrey

Blanca Lilia Sandoval, diputada local del PAN, aseguro que la comisión que se conformó en el Congreso del Estado para atender el asunto del derrame de petróleo en Cadereyta, así como a los afectados, sólo sirvió para la foto y afirmó que las autoridades que debieron ver esta toma no lo hicieron con responsabilidad.

Cabe señalar que la legisladora informó que sólo se celebraron tres sesiones de dicha comisión que fue presidida por el diputado del PRI, Gustavo Caballero, siendo además Blanca Lilia Sandoval la vicepresidenta.

"En su momento formamos la comisión en el Congreso del Estado y quiero dejar claro que las autoridades tanto legislativas, municipales, estatales y federales son unas irresponsables y lo digo de frente.

"Y la comisión realmente sirvió para foto, para adorno, porque (Gustavo) Caballero la quería cerrar y aquí yo era la única que peleaba, yo mande traer ejidatarios al congreso", señaló.

La comisión se creó el 2 de septiembre del 2014, en una de estas reuniones, el diputado priista Gustavo Caballero informó que los resultados de la tercera campaña de muestreo, que se realizó el 8 de septiembre, arrojaron que ya no había indicios de contaminación por hidrocarburos.

El objetivo de la comisión, era dar atención a los afectados que demandaban que la empresa de Petróleos Mexicanos asumiera la responsabilidad; sin embargo el pasado mes de febrero de este 2015, la Comisión Nacional del Agua determinó que habría sanción para Pemex.

Se determinó que el daño ambiental no era responsabilidad de la paraestatal, pues el derrame de acuerdo a las investigaciones fue provocado por un acto de vandalismo de terceros y no por negligencia de Pemex.

Por lo tanto los meses siguientes las sesiones en el Congreso ya no se celebraron.

Fue un total de 4 mil barriles de petróleo los que llegaron hasta el lecho del río, que consumió entre 8 y 10 para labores de limpieza.