Río San Juan no está contaminado: informe

Investigadores del IANL, de la Dirección de Agua y Drenaje de Monterrey y de la Conagua descartaron afectaciones por la fuga de combustible registrada en el afluente en agosto.
El grupo multidisciplinario informó que se realizaron 2 mil 900 análisis de la zona, con 280 muestras.
El grupo multidisciplinario informó que se realizaron 2 mil 900 análisis de la zona, con 280 muestras. (Agustín Martínez)

Cadereyta

El agua de los ejidos de Cadereyta está limpia, y no hay riesgo para la población, concluye el informe que le entregó un grupo multidisciplinario al alcalde de ese municipio, Emeterio Arizpe Telles.

Investigadores del Instituto del Agua de Nuevo León (IANL), de la Dirección de Agua y Drenaje de Monterrey y de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), descartaron cualquier peligro de contaminación por hidrocarburo en norias y pozos de la zona del río San Juan.

La tarde del viernes en el Palacio Municipal, y en presencia de las autoridades de salud, los miembros de ese grupo entregaron el informe oficial al alcalde, a ejidatarios y al delegado de la Profepa en la entidad.

"En ninguno de estos pozos monitoreados se encuentra presencia de hidrocarburo. No se encuentra presencia de hidrocarburo, es decir, el derrame ocurrido en este evento no tiene afectación en los pozos y norias", explicó Fernando Erik Santos, director de Planeación e Investigación del IANL.

Pozos y norias de 21 comunidades rurales de la ribera del San Juan, como Soledad Herrera, Santa Isabel, La Haciendita, Concepción, Pueblo Nuevo y Tepehuaje, entre otras, fueron revisados.

"Se realizaron más de 280 muestras, con más de 2 mil 900 análisis, encontrándose negativa la presencia de hidrocarburos, a excepción de la zona donde estaba la contingencia", dijo Emilio García, coordinador ejecutivo de Agua y Drenaje.

Pese a los resultados de los estudios, el alcalde de Cadereyta se comprometió a seguir llevando agua en pipas a los poblados que más lo necesiten, con el fin de que la gente esté tranquila.

"El Calvario, Mexiquito, Hacienda San Diego, algunas familias del ejido La Concepción; las que no tengan algún pozo, en la comunidad del ejido Soledad Herrera, y Hacienda Soledad Herrera", precisó Arizpe Telles.

Por su parte, el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Víctor Jaime Cabrera Medrano, indicó que el informe será anexado al expediente que ellos integran, el cual está destinado a aclarar el origen y la responsabilidad del daño.

"Formarán parte precisamente de un procedimiento administrativo que nosotros estamos llevando a cabo, y de las denuncias penales que se harán llegar a la Procuraduría General de la República, también para que formen parte de estos expedientes", reiteró.

Durante la comparecencia de los encargados del análisis estuvieron presentes algunos comisariados ejidales, quienes escucharon atentos los resultados y dijeron estar más tranquilos por esa situación.

Por su parte, el sacerdote sacerdote José Manuel Guerrero Noyola, el padre Chema, consideró que el informe es esperanzador, pero tendrán que aguardar para saber si los funcionarios dijeron la verdad.

Guerrero Noyola dijo que "hasta no ver, no creer", por lo que los habitantes de las zonas afectadas estarán observando que nada extraño ocurra al consumir el agua de sus norias.

"Si ellos dicen que la gente ya puede hacer mejor uso del agua, y si la gente toma esa agua, o se baña con esa agua, o tiene contacto con esa agua, y no se enferma, y no tiene ninguna complicación en su salud, entonces les diremos que lo que dijeron es cierto", aseveró el sacerdote.