Automovilistas se quejan de robo de combustible

Conductores señalaron que pese al tope en el precio de la gasolina continúan los abusos en distintas sucursales de Pemex.
Los ciudadanos lamentaron que no exista vigilancia de las autoridades.
Los ciudadanos lamentaron que no exista vigilancia de las autoridades. (Jorge López)

Monterrey

Mientras en la frontera el precio de la gasolina Magna ronda los 9 pesos, en Nuevo León los automovilistas pagan más de 13.70 pesos por litro del mismo combustible. Y esto, cuando el punto de venta respeta el precio oficial y los estándares de servicio establecidos por las autoridades mexicanas.

Por decreto oficial, el precio de la gasolina tipo Magna (o verde) para 2015 es de 13.70 pesos, mismo que la mayoría de los puntos de venta de la zona metropolitana de Monterrey respetan. Sin embargo, conductores de la región entrevistados por MILENIO Monterrey aseguran que de nada sirve el tope, si el robo y el engaño continúan.

"Pues no ha aumentado, pero casualmente fluctúa mucho lo que tengo que pagar para llenar el tanque. A veces son 650, a veces 670, y una vez tuve que pagar hasta 700.

"Nadie vigila que se estén respetando los precios de la gasolina, yo nunca gasto lo mismo", mencionó Grisel González, entrevistada en una gasolinera al sur de Monterrey.

Otros automovilistas entrevistados coincidieron con este reclamo, argumentando que esperaban si bien no generar un ahorro con el alto a los gasolinazos, al menos mantener un gasto constante con respecto al llenado de su tanque de gasolina.

Pero esto no ha ocurrido en la mayoría de los casos. De unos 20 entrevistados, solo tres aseguraron que el desembolse que hacen es constante.

Rogelio Segura Villarreal, quien se encontraba cargando gasolina en una sucursal de Pemex en el centro de Monterrey lamentó que no haya vigilancia por parte de las autoridades correspondientes.

"No he visto ningún sello de Profeco, nadie está revisando si se entrega bien la gasolina", acusó.

Según información de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), al menos unas 23 gasolineras han sido verificadas en este año, y solo una de estas no recibió sanción o en su defecto inmovilización de mangueras.

De acuerdo a la misma Procuraduría, la información muestra que la última verificación en Nuevo León se realizó el pasado 8 de febrero. Es decir, han pasado casi cuatro meses desde la actualización esta lista de verificación.

La misma información de Profeco no es constante –al menos en la entidad-, ya que en el 2014 la última información de verificaciones a gasolineras se dio el 21 de agosto. No fue hasta el mes de enero que se volvió a actualizar la lista, aunque esto se detuvo en febrero.