Vecinos de colonia Del Valle van contra SP

Alberto Sada, representante de los denunciantes, señaló que la querella se realizó en contra del secretario de Desarrollo Sustentable, Francisco Garza, quien ahora es la autoridad responsable y ...
El abogado Alberto Sada.
El abogado Alberto Sada. (Syndy García)

San Pedro Garza García

El defensor de dos vecinos de la colonia Del Valle presentó este jueves un recurso legal contra del municipio de San Pedro al asegurar que se violó la Ley de Amparo e incumplieron con inspeccionar la construcción de una agencia de automóviles en la avenida Humberto Lobo, en ese sector.

Alberto Sada, representante legal de los vecinos, señaló que la querella se realizó en contra del secretario de Desarrollo Sustentable, Francisco Garza, quien ahora es la autoridad responsable y quien desatendió la inspección.

"La multa es de 50 a 500 salarios mínimos, destitución, inhabilitación y cárcel de 3 a 9 años, así lo prevé de la Ley de Amparo", mencionó.

Aunque el pasado 10 de agosto el secretario de Participación Ciudadana, José Dávalos, informó a MILENIO Monterrey que acordaron con los vecinos no poner anclas y sólo concreto este acuerdo se incumplió, toda vez que en días posteriores a una reunión con vecinos se dañaron casas colindantes.

Si bien la desarrolladora de Grupo Rivero ha tratado de negociar con las partes para otorgar dinero y seguros hasta por un millón de pesos, el litigante indicó que lo que se busca es que el municipio de San Pedro cumpla con la orden del juez de verificar la zona.

Este martes se trató de entrevistar a Dávalos al respecto, sin embargo el departamento de Comunicación del Ayuntamiento informó que el secretario se encontraba fuera de la ciudad. En tanto, aseguró que no había avances en el caso.

Asimismo, el abogado Alberto Sada destacó que no es necesario que el funcionario acuda a la zona afectada, ya que sería ahora el secretario de Desarrollo Sustentable, Francisco Garza, quien debería atender el tema.

El pasado 9 de agosto vecinos de la colonia Del Valle tuvieron que impedir las labores de una revolvedora para evitar que los daños a sus hogares siguieran, sin embargo, días después se continuó la construcción.