Venden casas para pago de 'cuotas' en penales: CADHAC

Aunque no se tiene número específico de casos, la situación se acentuó entre 2012 y 2013; en lo que va del año hubo 18 reportes de exigencia económica, declara la hermana Consuelo Morales, ...
Para los presos, éste es uno de los gastos que deben afrontar mientras cumplen su pena.
Para los presos, éste es uno de los gastos que deben afrontar mientras cumplen su pena. (Sandra González/Archivo)

Monterrey

''Necesito tu casa y te doy una semana para que la vendas, o una semana para que la desocupes". "Entonces, la familia la desocupa y la vende, está espantada, más porque no sabe que no pueden defender a su familiar interno que tienen adentro, y si pone una denuncia sabe que al día siguiente no va amanecer".

Es el relato de la hermana Consuelo Morales, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos AC (CADHAC), de lo que sucedió en el 2012 y 2013 dentro de los penales de Nuevo León, cobro exigido a cambio de protección, y que va más allá de una exigencia de tipo económico.

La activista comentó que con tal de que los internos no sean agredidos física e incluso sexualmente, sus familiares pagan fuertes sumas de dinero para cumplir con las exigencias, lo que les orilla a dar su patrimonio o su casa, lo que finalmente resquebraja su economía.

La cuota o la extorsión de los nuevos internos, agregó, va desde los mil hasta los 100 mil pesos, aparte del gasto de la alimentación y por ingresar comida a sus familiares, lo que genera otros cobros.

"Les cobran una cuota desde el ingreso por llegar al penal, puede ser 15, 20, 50, 70, 100 (mil pesos); por ejemplo, tengo muy presente a una señora hace poquito que vino. Le dicen: 'Tiene que dar 50 mil pesos para que no golpeen a su hijo', y como no puede pagar los 50 mil porque no los tiene, le dicen: 'No se preocupe, nos paga mil pesos semanales', y la familia no los tiene.

"Tenemos casos, no sé si en este año, en donde les han pedido que vendan la casa, la familia tiene que vender, y si no la vende sabe que su familiar teme por su vida, hay varios casos", comentó.

Aunque indicó que no tiene un número específico de casos, Morales explicó que esta situación extrema se acentuó en el 2012 y 2013, y que en el año en curso se ha presentado un caso que recuerda.

"Es una población muy vulnerable porque las mamás saben que tienen a sus hijos encerrados y que estos no están protegidos como debería ser por la autoridad.... Pero a esos niveles (llega).

"Es la constante, le pidieron su casa y le decían: 'Necesito tu casa, y te doy una semana para que la vendas, o una semana para que la desocupes'. Entonces la familia la desocupa y la vende, está espantada, más porque no sabe que no pueden defender a su familiar interno, y si pone una denuncia sabe que al día siguiente va amanecer suicidado", relata.

"Hay 18 casos de extorsión de enero para acá, pero es a casi todos, la excepción es de que no cobren. Tenemos información desde hace muchos años a los internos desde el momento de entrar les cobran una cuota y si no lo pagan al que está gobernando ahí, que no son funcionarios públicos, depende el cobro, desde mil, 10 mil, 50 mil, 100 mil", señaló.

La directora de Cadhac indicó que ante las exigencias dentro de los penales, los familiares piden prestado y luego ya no pueden pagar.

"Tengo presente un caso de que a su hijo lo violaron al llegar y le piden cuota y ella (la madre) no tiene; va con una agiotista, consigue prestado.

"Me dijo: 'mire hermana, sólo traigo esto, porque mi ropa la vendí, todo lo vendí para llevarle a mis hijos'. Es tal la angustia de los familiares para que no los maltraten adentro, entonces se comprometen en cosas que después son pueden salir como son los agiotistas", mencionó Morales.