Presa 'La Boca', la solución a una crisis por agua en NL

El proyecto hídrico para Monterrey era una necesidad, pues el agua escaseaba, expusieron los historiadores Jorge Pedraza Salinas y Héctor Jaime Treviño.

Monterrey

La década de los 50 del siglo pasado fue complicada para el suministro de agua potable, por lo se que vislumbró la posibilidad de construir una presa, hoy conocida como La Boca.

El proyecto hídrico para Monterrey era una necesidad, pues el agua escaseaba, expusieron los historiadores Jorge Pedraza Salinas y Héctor Jaime Treviño.

Buscar una solución fue uno de los objetivos del gobierno de Raúl Rangel Frías (1955-1961), destaca Pedraza Salinas.

Incluso así queda asentado en Palabras y Hechos de un Régimen de Gobierno, que Rangel Frías publicó en su último año de gestión.

"De 1945 en adelante se advirtió que las galerías de captación de agua, pertenecientes al servicio público, venían a menos en forma alarmante, a causa principal de los aprovechamientos aguas arriba para fines industriales y domésticos de zonas residenciales. Bajo la presión, combinado con el principio de una sequía que se había prolongado por muchos años, el servicio público de agua inició su crisis en el año de 1950", apuntó Pedraza.

"Hubo una crisis muy fuerte en el 53, donde la gente llegó de otras regiones a manifestarse a la ciudad bajo cacerolazos. Originalmente el proyecto estaba pensado para las industrias, pero tras la presión ciudadana también ellos fueron beneficiados", dijo Treviño.

Un gran impulsor fue el banquero y economista Rodrigo Gómez. Durante su dirección al frente del Banco de México apoyó la construcción de la presa, inaugurada el 13 de septiembre de 1973.