“Muchos creen cómodo no hablar de discriminación”: Cucamonga

En "Cómo ser una niña tipo bien", una más ruda Cindy la Regia toca temas que algunos prefieren silenciar
Regresa la güerita de SP tras el éxito de Cómo casarte tipo bien.
Regresa la güerita de SP tras el éxito de Cómo casarte tipo bien. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey.-

Porque antes de casarse tipo bien había que definir qué significa ser una “niña bien”, la polémica güerita de San Pedro, Cindy la Regia llegó de nueva cuenta al ámbito editorial con Cómo ser una niña tipo bien.

Para Ricardo Cucamonga, diseñador y creador del personaje, continuar en el mundo editorial era un paso que Cindy debía continuar a raíz del éxito de su primer libro.

Editado por Random House, Cómo ser una niña tipo bien se presentó la noche del sábado en la Feria Internacional del Libro de Monterrey, convocando a una amplia cantidad de público.

El colaborador de MILENIO Monterrey destaca cómo a través de su personaje se puede retomar el tema de discriminación sexual o racial, utilizando al humor como el principal conducto.

¿Después del éxito de Cómo casarte tipo bien, cuál ha sido el movimiento de Como ser niña tipo bien?

Aquí busqué darle algo nuevo a los lectores, aquí vemos a otra Cindy, la de los comentarios políticamente incorrectos, de un humor ácido y más negro. En este libro me han dicho que se ve una Cindy mucho más ruda y creo que es porque toma estos temas de clase o de raza que superficialmente se vieron en el libro anterior pero que resultan fundamentales en el personaje de las redes sociales o de las tiras cómicas.

¿Qué reto representó pasar de la tira cómica a un libro, por qué no reunir una serie de caricaturas y listo?

Pues la intención original era hacer un libro tipo como los de Mafalda, estos libros de recopilación de tiras, pero en Random House no se podía publicar bajo este concepto. Creo que fue un acierto hacer un libro completo, en el sentido que se dio bajo una circunstancia, pero fue padre porque se continuó un ciclo que inicié con la tira cómica y hoy termina en libro. Fue un azar muy afortunado.

¿Cómo te sientes publicando en la Ciudad de México, cuál ha sido la reacción de los seguidores?

En un principio se creía que Cindy era algo muy local, por ello decidí no quedarme en los chistes locales o las referencias, sino tomarlo para hablar de lo que pasa en todo el país, y creo que por eso ha funcionado, porque con Cindy se reconoce un lector de Nayarit, de Guadalajara o incluso de otros países como Nicaragua.

¿Cuál fue la reacción de Cindy al saber que una niña fue expulsada de un colegio privado por tener padres de un mismo sexo?

Precisamente de eso va el humor. En la propuesta humorística lo que subyace en ella es ver cómo esto está tan engarzado en la sociedad, no sólo la regiomontana sino de todo el país. A mucha gente le resulta cómodo creer que estas cosas no se necesitan hablar o que hay que restarles importancia, y es precisamente lo que los chistes de Cindy buscan hacer en el lector: que estos temas de planteen, que tome opinión y que sepa que el tema está ahí.