Comunidad gay merece atención: Arquidiócesis

La inclusión de la población traería un beneficio para la feligresía, refirió el vicario general de Monterrey, Francisco Gómez Hinojosa, por lo cual, expresó, el tema ya fue abordado en el sínodo ...
Francisco Gómez consideró que sería importante que este grupo encontrara un refugio.
Francisco Gómez consideró que sería importante que este grupo encontrara un refugio. (Cuartoscuro)

Monterrey

Dos cosas no tienen vuelta de hoja en relación al trato de la Iglesia Católica para con los homosexuales; sus jerarcas no podrán hacer expresiones negativas en su contra y se les tendrá que dar atención pastoral, así lo señaló el sacerdote y vicario general de la Arquidiócesis de Monterrey, Francisco Gómez Hinojosa.

Tras la polémica del sínodo donde se discute, entre otras cosas la inclusión de la comunidad gay a la vida de la Iglesia, el prelado expresó que es bueno que se debatan posturas a favor y en contra, que es normal que existan resistencias, pero lo realmente positivo, es que se esté discutiendo.

"Creo yo que hay cosas que ya no tienen marcha para atrás, la insistencia del Papa y de muchos cardenales y obispos a tratar con mucho respeto a las personas homosexuales", explicó.

Por ello, explicó en que consistirían las determinaciones:

"Ya no se podrá dar por parte de ningún obispo, de ningún cardenal, de ningún jerarca el uso de términos peyorativos, discrimatorios, con respecto a las personas homosexuales, eso me queda a mi muy claro.

"En segundo lugar creo que la atención pastoral a las personas homosexuales va a exigir más creatividad de parte de todas las iglesias de mundo entero, por donde se va a dar esta atención, no lo sé, pero se tiene que dar porque es un sector que importa, que preocupa y merece atención".

Aunque el tema va a seguir a debate por parte de los cardenales durante el resto de la semana, y el documento final será aprobado y signado por el Papa hasta dentro de un año, Gómez Hinojosa insistió que la inclusión es en beneficio de esta comunidad, pero también de toda la feligresía.

Sin embargo señaló que no se perciben cambios es en la cuestión doctrinal, específicamente en el matrimonio y la concepción tradicional de la familia integrada por hombres y mujer, porque aunque se esperaría que también se debatiera el tema es complicado, porque se trata de una cuestión de doctrina.

"Me da mucho gusto que se trate el tema, porque el mismo Papa ha insistido en que no debe hacer en este tipo de reuniones (los sínodos) ningún tema que quede al margen de lo que la gente que está viviendo, y este es una realidad, tanto de las personas homosexuales, como de las divorciadas y vueltas a casar.´

Dijo que existen muchos elementos positivos en el documento, no solo en el reconocimiento de las cualidades de las personas homosexuales sino también en la posibilidad de darles un espacio, cuando siempre se ha tratado una comunidad rechazada y vulnerable.

Para Gómez Hinojosa, sería muy importante que este grupo encuentre un refugio en la Iglesia.

En cuanto a la resistencia de varios obispos y las declaraciones que se han realizado en los primeros días de discusión, dijo que este debate enriquece a la Iglesia y ayuda a que se socialice cada vez más el tema.

"Eso favorece la discusión, yo confió que a lo largo de la semana, se puedan ver todos los elementos en juego, siempre es muy importante analizar todos los argumentos y las razones que las personas dan en un sentido y en otro.

"No olvidemos que se trata de una asamblea extraordinaria y hasta octubre del año próximo, va a ser la Asamblea Ordinaria del Sínodo, donde el documento final que ahora ya se va a tener y se pueda sacar una exhortación, recordemos que lo que se discute esta semana se discutirá todo el año, en todas las comunidades", dijo.

El vicario general de la Arquidiócesis dijo que a partir de ello las personas homosexuales se sentirán acogidas y respetadas dentro de la Iglesia y en igualdad de derechos como debe ser, porque "todos somos hijos de Dios y todos somos hermanos".

Afirmó que también la Iglesia tendrá una oportunidad de enriquecimiento en el hecho de que personas reconocidamente homosexuales participen dentro de ella, al tener algún tipo de ministerio.

"Es un tipo de ganar- ganar, vamos a ganar todos, la comunidad homosexual y la Iglesia por el crecimiento mutuo", puntualizó.

A detalle

-El sínodo de la Iglesia Católica es una asamblea extraordinaria, por lo que el documento final de acuerdos será presentado hasta octubre del próximo año, informaron.

-Hasta ahora se ha establecido que ningún jerarca de la Iglesia podrá usar términos peyorativos o discriminatorios, y además deberán atender a la población homosexual.