Comercios dan el "extra" navideño

Personal contratado específicamente para estos días no descansa frente al caos que ocasiona el repunte en ventas.

Monterrey

Precavidos y basándose en experiencias anteriores, el personal de las tiendas en los centros comerciales de Monterrey se organizan con roles de horarios de trabajo extendidos, y con su personal al 100 por ciento.

La mayoría de los dependientes no descansaron este fin de semana y no lo harán hasta en unos días, trabajando horas extras y atendiendo a clientes que acuden a las tiendas para realizar compras de última hora.

Las tiendas están, por supuesto, a su máxima capacidad, de acuerdo con Laura, quien trabaja en una tienda de ropa dentro de un centro comercial ubicado en el municipio de San Pedro Garza García.

Según la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo (Canaco) de Nuevo León el comercio organizado local obtendrá una derrama económica de 28 mil millones de pesos entre el 6 de diciembre y el 6 de enero; las cuatro semanas en que los mexicanos acuden a realizar compras de Navidad, de regalos, juguetes y demás artículos.

La cámara informó además que esto significa un incremento de entre el 1.5 y 2.2 por ciento en comparación con las mismas fechas del año anterior.

Las expectativas de más ventas, no sólo en comparación con el 2013, sino con el resto del año, hacen que los dueños, gerentes y encargados de las tiendas tomen medidas para responder ante la alta demanda de clientes que habrá.

Sobre todo, en los días previos a la navidad.

El fin de semana, por ejemplo, los centros comerciales de la zona metropolitana de Monterrey se vieron atiborrados por miles de clientes que buscaban hacerse de los últimos regalos para sus familiares y seres queridos.

Aunque esto podría significar horas de trabajo extra, dificultad de trato con cientos de compradores y largas filas, los dependientes aceptan laborar porque saben que no sólo significa pago extra por las horas trabajadas; significa también más percepciones de dinero por comisiones.

“No nada más es trabajar más… Viene mucha gente, compran mucho, compran más… Compran cosas más caras a veces, y por eso nos dan mejores comisiones. Por lo general nos va mucho mejor en estas fechas, aunque no aceptes trabajar las horas extras, sólo porque sí hay más compras”, explicó Laura.

El abarrotamiento de las tiendas en la ciudad se puede percibir desde las afueras de las plazas, con automovilistas y peatones saturando las calles aledañas, las largas filas para ingresar a los estacionamientos y la dificultad dentro de estos para encontrar un cajón.

Llegando al grado de que haya conductores que opten por estacionar sus vehículos en lugares prohibidos, en rampas, e inclusive en lugares para personas con discapacidad aunque no cuenten con placas o permisos para tomar estos lugares preferenciales por su cercanía a las puertas de ingreso.

Hay tiendas que inclusive se preparan con contrataciones extras a manera temporal, contratando a jóvenes sólo por algunas semanas para ayudar a cumplir con la demanda que habrá por parte de los compradores.

“Aquí contrataron a dos personas más, entraron esta semana o la semana pasada y sólo van a estar hasta los primeros de enero. Sólo por ahorita, porque sí viene mucha gente. Pues yo tengo aquí poco más de dos años trabajando, y siempre hacen eso, siempre contratan gente extra.

“También en otras tiendas, sobre todo en las islitas (los puestos que se ubican en medio de los pasillos sin contar con un local fijo dentro del centro comercial). Empiezan a poner anuncios de que solicitan empleados desde principios de noviembre. Muchas chavitas saben que van a estar buscando en esas fechas y agarran trabajos en vacaciones, porque pagan más o menos bien, con tal de que saquen el trabajo y se venda todo”.