Tiene en combate a la corrupción un pendiente polémico

La renuncia de Rogelio Benavides Pintos y su ligera sanción fueron muy criticados.

Monterrey

El combate a la corrupción ha sido un tema inconcluso en el primer año de mandato del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Para muestra de ello, MILENIO Monterrey se dio a la tarea de hacer un recuento sobre los temas polémicos que han marcado el primer año de gestión de Rodríguez Calderón.

El primer escenario de supuesto combate a la corrupción se dio a inicios de febrero, cuando se reveló públicamente la adquisición de 200 mil cobijas al triple de su valor en el mercado.

Dicha situación provocó la “renuncia voluntaria” por parte de Rogelio Benavides Pintos, entonces subsecretario de Administración y quien fue el encargado de la adquisición de dichos cobertores.

La renuncia, añadió la administración estatal en ese entonces, se dio para que el ahora ex funcionario fuera investigado conforme lo dicta la ley.

De ahí, tuvieron que pasar siete meses para que al final de cuentas la administración de Jaime Rodríguez diera a conocer, mediante un comunicado, que a Rogelio Benavides Pintos sólo se le interpuso una sanción de 7 mil 300 pesos, ya que hasta el momento no se han encontrado datos suficientes para estimar que cometió algún delito en el proceso de subasta, adjudicación del contrato y entrega-recepción de dichos cobertores.

A la semana siguiente, el tesorero Carlos Garza aclaró, de igual manera vía comunicado, que había surgido un error respecto a la sanción de Rogelio Benavides y que en lugar de 100 días de salario mínimo, la multa se cambió por 90 días de su sueldo, lo cual equivale a un monto de 274 mil pesos.

Dado el contexto antes mencionado, se desató una lluvia de críticas por parte de organizaciones civiles, así como por diputados locales y federales, quienes desacreditaron en todo momento las acciones emprendidas por la administración de Rodríguez Calderón.