Operaciones en su cuerpo equivalen a 150 mil pesos

La joven Eliam Camarillo ha modificado su busto, cintura, cadera, glúteos y cara; asegura que continuará hasta lograr la perfección.
La mujer acudió a un especialista para tener una figura más femenina.
La mujer acudió a un especialista para tener una figura más femenina. (Especial)

Monterrey

Tener una nariz "grande" llevó a Eliam Camarillo a ingresar al mundo de las cirugías estéticas. Pasó por la primera operación hace tres años y la transformación ha sido notoria.

Hoy, los procedimientos quirúrgicos en su cuerpo equivalen a unos 150 mil pesos.

"Mira, yo como soy una persona muy extremista, que tengo 14 cirugías, a lo mejor sí tengo lo equivalente a un carro en mi cuerpo, a lo mejor unos 150 mil. Mis papás ya sabían que yo tenía intenciones de operarme porque me quejaba de tener una nariz grande, entonces cuando me operé, cuando fui a la cita con el cirujano, me recomendó hacer algunos otros arreglos, me recomendó una lipoescultura", señala la mujer, quien es licenciada en sociología.

Al ser delgada, buscaba una figura más femenina, por ello se realizó la rinoplastia, aumento de busto y de mentón para tener una cara más alargada, entre otras modificaciones en diferentes partes del cuerpo.

"Glúteos, cintura, cadera, bubis, faciales, he tenido las bolsas de bichat, tenía muchas bolsitas, ojeras, también me las quité; me hice una liposucción de papada para también hacer mi cara más perfilada y me rellené los surcos de la sonrisa.

"Estaba como que pareja, era la típica delgada, parejita, con físico medio teen y ya tenía 23 años, entonces yo veía a todas mis amigas ya desarrolladas y eso fue lo que me motivó más a quererme ver más sexy, por así decirlo. Ahora tengo 32 DD, 60 y 90", relata.

Para esta mujer, los cirujanos plásticos son unos artistas, como Ricardo Martínez, quien ya es su médico de cabecera.

"Normalmente yo no hago muchos procedimientos en un acto quirúrgico, por el número de horas, el riesgo quirúrgico, etcétera; entre más horas tengas a un paciente en un quirófano, es más fácil que se te descompense", dice el especialista.

Camarillo platicó que con el cambio todos voltean a verla, aunque al mismo tiempo muchos la juzgan.

"La sociedad donde vivimos es muy prejuiciosa y te van a tomar diferente, porque si tú tienes el busto grande ya no te vas a poder poner un escote a lo mejor en la calle a altas horas de la noche, porque ya te van a decir cosas; o a lo mejor te van a decir por qué tan grande o por qué tan chico, es una decisión que debes pensar bien", detalla la mujer.

Reconoció que quizá nunca va a quedar como una artista, sin embargo, anticipó que seguirá con las cirugías, en especial la de nariz, hasta lograr la perfección.