Monterrey insiste en la cesión de tramo federal

Se trata de 8.4 kilómetros, comprendidos desde el punto final de la avenida Eugenio Garza Sada hasta los límites con el municipio de Santiago.
Brenda Sánchez explicó las modificaciones que se harían.
Brenda Sánchez explicó las modificaciones que se harían. (Luis García)

Monterrey

Pese a existir una petición formal del Ayuntamiento de Monterrey, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes mantiene en suspenso la cesión del tramo federal de la Carretera Nacional.

Se trata de 8.4 kilómetros, comprendidos desde el punto final de la avenida Eugenio Garza Sada hasta los límites con el municipio de Santiago.

Tras un percance fatal que cobró la vida de un ciclista hace unos meses, el Cabildo regio solicitó hacerse cargo de esta vialidad, pero sin una respuesta favorable. Ayer, la propia secretaria de Desarrollo Urbano de Monterrey, Brenda Sánchez, acudió a las oficinas federales a pedir, una vez más, el traspaso de la responsabilidad.

"Nosotros hemos pedido la intervención de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a efecto de que regule y administre esta zona. Al vernos nosotros, no obtener esa respuesta, optamos por responsabilizarnos de esa zona, que es conocida como Carretera Nacional", indicó.

La administración regiomontana pretende hacerse cargo del mantenimiento, vigilancia y custodia del citado tramo, pero en tanto no exista una cesión administrativa se encuentran imposibilitados para actuar.

Sánchez indicó que una de las primeras acciones a realizar sería modificar los límites de velocidad permitidos en la zona, al advertir que se encuentra rodeada de negocios y vivienda, se instalarían puentes peatonales y se implementaría el operativo de tránsito.

"Nosotros estamos limitados hasta una línea imaginaria...imaginaria, pero que legalmente existe y la tenemos que respetar", sostuvo Sánchez.

El delegado de la SCyT, Heriberto Treviño, no se encontraba presente en la oficina, según le confirmaron a la funcionara municipal.

No obstante, se mostró confiada en que la autorización llegue a la brevedad.

"Cuando hay accidentes tenemos que esperar a que llegue o tenemos que esperar a que intervenga la Policía Federal, esto es muy incómodo porque queremos dar un mejor servicio a la comunidad y ahorita estamos imposibilitados", refirió la secretaria de Desarrollo Urbano.