Un centro médico que tiene su propia polémica

El hospital Santa Cecilia se ostenta como un nosocomio de servicio para sus agremiados, ofrece también atención privada y a aseguradoras.

Monterrey

El hospital San Cecilia, parte de la Federación Nacional de Sindicatos Independientes, ha sido cuestionado en su operación desde 2005, pues aunque se ostenta como un nosocomio de servicio para sus agremiados, ofrece también atención privada y a aseguradoras.

En 2012 MILENIO Monterrey publicó un reportaje acerca de que ex empleados de esta Federación aseguraron que en el establecimiento se atiende a presuntos delincuentes o heridos de bala sin dar aviso a las autoridades, como dictan los protocolos hospitalarios para estas situaciones.

Este hecho pudo haber sido la principal razón del secuestro del joven abogado Eliasiv Anarcasis Flores Fernández, el joven a quien el líder de este sindicato, Jacinto Padilla Valdés, mandó secuestrar y quien trabajó en este lugar algunos meses antes de su desaparición el 8 de febrero de 2011, según consta en testimoniales y por lo cual actualmente se encuentra en presidio.

Elisa Fernández Alvarado, madre del desaparecido, señaló a MILENIO Monterrey que antes de los hechos su hijo, como integrante del departamento jurídico de la clínica llegó a enterarse de la prestación de servicios médicos a personas con heridas de bala, sin realizar el consecuente aviso a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

“El señor Jacinto Padilla le ofreció una cantidad fuerte de dinero a mi hijo para que se quedara callado y no dijera que en el hospital atendían delincuentes y eso es un delito”, recuerda la mujer sobre el caso.

Carlos Gabriel Peña Leyva, está dado de alta en el hospital bajo la referencia “EN1”, lo cual significa “empleado de la FNSI”, sin embargo, hasta antes de ser sentenciado, se dedicaba a la venta de seguros.