Computadora de caso Belden sería abierta

La máquina, varias memorias USB y discos compactos fueron incautados por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Monterrey

La Procuraduría de Justicia está a la espera de una orden judicial para revisar el disco duro de una computadora y otros materiales que podrían contener información clave sobre el asesinato del ex diputado panista Hernán Belden Elizondo.

Fuentes allegadas a las investigaciones que solicitaron el anonimato revelaron que durante tres cateos efectuados la semana pasada en residencias del sur de la ciudad, fueron incautados diversos objetos que podrían revelar pistas sobre el homicidio que sigue impune.

El caso dio un giro tras las detenciones de Jesús Gerardo Ledezma Campano, así como de su padre, Jesús Gerardo Ledezma Cepeda, y del primo de este último, José Luis Cepeda Cortés, por parte de policías federales de Estados Unidos el 5 de septiembre.

La aprehensión ocurrió luego de que cruzaron hacia aquel país por el puente internacional de Anzaldúas, en Reynosa, de acuerdo a la información publicada por MILENIO Monterrey.

Tras los cateos de la semana pasada, derivados de la información aportada por los tres detenidos en Texas, la fuente reveló que los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) incautaron una computadora, varias memorias tipo USB, así como discos compactos.

Sin embargo, los materiales no pueden ser analizados mientras no reciban la orden de un juez, ya que de hacerlo sin permiso, los propietarios del material podrían ampararse por violación al debido proceso, argumentando invasión a la privacidad.

Si esta violación al procedimiento jurídico ocurriera, obligaría al juez de la causa a desechar la información, al margen de su valor como prueba documental.

El crimen del ex diputado panista, quien apareció muerto en un baldío de Santa Catarina, tras ser privado de su libertad por un comando el 7 de septiembre de 2012, se convirtió en un enigma, ya que hasta hace pocos días no había pistas que permitieran continuar con las investigaciones.

Los tres detenidos en Texas el 5 de septiembre estarían involucrados en el asesinato del abogado Juan Guerrero Chapa, ejecutado en Dallas, Texas, en mayo del año pasado, tras huir a Estados Unidos luego de la detención de su cliente, Osiel Cárdenas Guillén.