Los candidatos independientes tendrían la 'vara alta' en el estado

El plan presentado por el PRI contempla que los aspirantes ciudadanos deberán reunir 49 mil firmas y repartirse entre todos las prerrogativas y la publicidad de campaña.
La iniciativa no contiene la redacción definitiva, y podrá ser modificada en comisiones y en el Pleno.
La iniciativa no contiene la redacción definitiva, y podrá ser modificada en comisiones y en el Pleno. (Leonel Rocha)

Monterrey

Quienes deseen ser candidatos independientes a algún puesto de elección popular en Nuevo León deberán pasar un duro proceso de precampaña y uno mucho menos favorable en campaña, según lo estipula la iniciativa de Ley Electoral propuesta ayer por la bancada local del PRI.

Aunque no representa la redacción final de la ley y se basa en una homologación de las leyes secundarias que se aprobaron el fin de semana pasado en el Congreso federal, la iniciativa pone la vara alta a quienes deseen postularse como candidatos independientes

Quizás el tema que causará mayor discusión en las mesas de trabajo y comisiones que se realicen para analizar la hasta ahora única propuesta de nueva Ley Electoral será el tema de las firmas requeridas para acceder a una candidatura independiente y en donde se planea que sea similar al proceso de registro de un partido político de nueva creación.

Esto significa que deberán juntar el apoyo de al menos el 1.5 por ciento del padrón electoral del estado, es decir, un aproximado de 49 mil firmas.

El problema es que deberán hacer en la misma cantidad de meses que las precampañas que se realicen al interior de los partidos políticos, es decir entre dos y tres meses, y además, no podrán hacerlo casa por casa o colonia por colonia, ya que incurrirían en proselitismo.

Más bien, quienes deseen apoyar a una persona en busca de una candidatura independiente tendrían que presentarse a firmar en la Comisión Estatal Electoral o en las comisiones municipales, dependiendo del tipo de candidatura a la que se aspire.

De igual manera, ya en campañas, los candidatos independientes tendrían que distribuir sus prerrogativas para competir contra los demás candidatos de los diferentes partidos políticos, esto significa que si, por ejemplo, cada partido recibe un millón de pesos en prerrogativas para los candidatos a la gubernatura del estado se debe asignar una partida similar para los candidatos independientes.

El problema es que esa partida deberá dividirse entre todos los candidatos independientes.

Y lo mismo ocurrirá para el caso de la distribución del espacio publicitario en radio y televisión.

Esta iniciativa aún no representa la redacción final y está sujeta a modificaciones tanto en comisiones y en el Pleno como para la segunda vuelta donde deberá alcanzar una mayoría calificada.