Campesinos, en disputa por ejido Las Maravillas

Tras un largo litigio esto podría convertirse en realidad pronto ya que a decir de la autoridad agraria "no tienen dinero" para solucionar el problema y su demandante sí.
Buscaron ayuda externa.
Buscaron ayuda externa. (Daniela Mendoza Lemus)

García

Hace 7 años, campesinos del ejido Las Maravillas en el municipio de García reparaban las cercas de sus tierras cuando se enteraron de que estas "ya no eran suyas".

Tras un largo litigio esto podría convertirse en realidad pronto ya que a decir de la autoridad agraria "no tienen dinero" para solucionar el problema y su demandante sí.

En 1967 y tras varios años de insistir, los ejidatarios recibieron una nueva dotación de tierra, la que ahora les pelea Héctor Martínez Martínez, empresario que sostiene varios litigios similares con diferentes ejidos como Paso Guadalupe.

En 1976 ya en pleno uso del terreno, la entonces Secretaria de la Reforma Agraria envió a un federatario ejecutor, de nombre Ariel Rincón Álvarez, ingeniero topógrafo, quien delineó los límites del ejido.

El funcionario federal fue el mismo que realizó las carteras de campo y las planillas de construcción, cuyos planos se encuentran en el Registro Agrario Nacional.

No contaban con que dos décadas después alguien enviara a hacer otro plano, y sobre este, intentara quitarles un buen pedazo de tierra.

Apoyado por elementos de policía municipal de García, Martínez Martínez mantiene esa propiedad que dice suya, pero que realimente sigue en litigio desde el 6 de marzo de 2009, cuando se presentó la demanda contra el Ejido Las Maravillas y Anexos.

Afirma haberla comprado a una institución bancara y presenta como antecedente un contrato de compra y un acta de rectificación de medidas realizada en 1973, misma que a decir de la representante legal de los ejidatarios, es apócrifa.

Los integrantes del Comisariado Ejidal se duelen del trato recibido en la Procuraduría Agraria, incluso buscaron representación legal externa, debido a que no existía confianza en ser defendidos.

Señalan que existe presión para que este caso se resuelva pronto.