Los cambios evitan un descalabro, considera el Clúster de Vivienda

El Infonavit es un sistema hipotecario que se debe actualizar cuidadosamente, dijo.
Víctor H. Salazar, director.
Víctor H. Salazar, director. (Carlos Rangel | Archivo)

Monterrey

Para el director del Clúster de Vivienda, Víctor H. Salazar, las modificaciones hechas por el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda del Trabajador (Infonavit) no son altamente benéficas, pero si ayudan a evitar un descalabro financiero en el sistema hipotecario más importante de América Latina.

En entrevista, Salazar insistió en que sí el instituto continuaba con los esquemas que tenía desde hace años, inevitablemente el Infonavit hubiera sufrido un descalabro financiero y afectando a la economía de diferentes países.

"Le da claridad a la industria. Primeramente le da claridad al derechohabiente que ya tienen su crédito y que va a ser convertido. Pero también le da claridad a la industria; recordemos que el Infonavit tiene doble mandato: mandato crediticio y de prevención social. Por ese lado, le da claridad a la industria.

"Al ser aprobado evita el riesgo de un descalce, y ahora el reto y desafío del Infonavit es en cuánto tiempo va a empezar a convertir eso a UMAs. Esa incertidumbre, al momento de hacer este compromiso, nos tranquiliza", argumentó Salazar.

A la industria, específicamente, le da claridad ya que la cadena de valor del sector vivienda no incluye sólo al fabricante, sino a las hipotecarias (incluyendo a la banca, que da créditos).

Cuando se promulgan las modificaciones que establecen que los créditos se manejarán por UMAs, se garantiza también el crecimiento de la banca. Lo que finalmente, explicó Salazar, beneficia a toda la cadena de valor del sector.

"Infonavit es uno de los sistemas hipotecarios (no banca) más grande del mundo, y el riesgo inherente a un descalce pudiera haber significado una caída en la colocación de créditos de los derechohabientes, sí. Pero no va a ser así, al contrario, la firma de esto le da claridad a la industria, que ve que el Infonavit tiene la condición para separar por fin la parte pensionaria del propio instituto. Y al hacer esto, quedan los recursos líquidos de los ahorros para incentivar donde hay una asignatura pendiente, que es los que tienen menos de 3.7 salarios mínimos, una demanda potencial de 7 millones de créditos", clarificó.

Sin embargo, recordó que esta transición y proceso de conversión de los créditos (y por consecuente, los beneficios de las modificaciones) tardarán en darse, pues dijo que el Infonavit es un sistema hipotecario muy grande, y debe ser actualizado con cuidado, por lo que será un buen tiempo el que tardará en transformarse por completo.

"Precisamente, en los arranques de proyecto es donde se dan los problemas inherentes de las nuevas fases en las plataformas nacional del Infonavit", insistió el director del Clúster de Vivienda.