...Y son básicas rumbo a las elecciones del 2015

Ejercen en jóvenes influencia mayúscula, pues llenan vacíos de información, advierte Martha Silvia del Río, catedrática de la Udem.
Un país donde se lee menos es propenso a caer en la desinformación.
Un país donde se lee menos es propenso a caer en la desinformación. (Carlos Rangel)

Monterrey

Está comprobado que las redes sociales tienen la fortaleza suficiente para derrocar a un gobernante o imponer a uno, por lo que serán una herramienta básica en las próximas campañas electorales a realizarse en Nuevo León durante el 2015, señaló Martha Silvia del Río Guerra, catedrática de la Universidad de Monterrey (Udem).

La especialista dijo que los políticos que aspiran a puestos de elección popular tienen una clara estrategia en estas redes, y sus mecanismos de atención al ciudadano son predecibles y preestablecidos, pero al mismo tiempo funcionan.

Advirtió que según estudios del MIT y otras universidades norteamericanas, las redes sociales tienen el poder de hacer la diferencia y poner el imaginario colectivo alguna idea sea cierta o no.

“Sí hay forma con redes sociales de pasar una ley o mover un candidato y crear ciertas expectativas.

“Incluso cuando hay algo real en redes sociales se pueden generar canales anónimos en donde se desinforme, algo real se pierde en muchos videos falsos, si hay forma de cambiar la opinión y lo que más influye es la exposición”, dijo.

Del Río Guerra es especialista en Ciencias con especialidad en Sistemas Computacionales, y actualmente analiza la interacción humano-computadora.

Explicó que la influencia de las redes es mayúscula, porque la tendencia de los jóvenes en el país es leer menos o interactuar menos con medios de comunicación y más con redes sociales, de las cuales pretenden obtener la información que requieren.

Dijo que esto es un riesgo que puede derivar en la réplica de contenidos cuya veracidad no está comprobada y provocan desinformación.

“Ante la falta de información las decisiones se toman por exposición, si escucho más hablar de uno, o lo ve más en redes y es por ellos por lo que se vota.

“Es un problema y se refleja en que sea electo sin que necesariamente sea la mejor opción”, concluyó.

La especialista invitó a los usuarios a utilizar el criterio, ya que muchas veces la sociedad ve los mensajes y toma como hechos cosas que son falsas.