El autoviudo de García guarda silencio ante juez

Noé Ramírez Robles compareció ayer ante el juzgador de ese municipio, pero por recomendación de su defensor oficial, prefirió no responder a los cuestionamientos.

Monterrey

El mecánico que hace 11 años asesinó y sepultó a su esposa en una fosa clandestina en el municipio de García, se apegó a los beneficios del artículo 20 al rendir su declaración preparatoria ante el juez.

Noé Ramírez Robles compareció ayer ante el juzgador de ese municipio, pero por recomendación de su defensor oficial, prefirió no responder a los cuestionamientos que le hicieron sobre el homicidio de su esposa Eva María Guerrero Cruz, de 43 años, a quien victimó en noviembre de 2003.

Después de negarse a declarar dentro del proceso que enfrenta por homicidio calificado y violación a las leyes de inhumación y exhumación de cadáveres, Ramírez Robles solicitó la ampliación del término constitucional.

Pese a que encontraron suficientes evidencias que lo incriminan, Ramírez Robles pidió tiempo para tratar de demostrar su inocencia, antes de que le resuelvan la situación jurídica, la cual vence la próxima semana.

Aunque el homicidio ocurrió hace 11 años, fue el pasado 19 de mayo, cuando un rentero descubrió el cadáver de Guerrero Cruz en el interior de una fosa en la colonia Sobrevilla, en el municipio de García.

Ramírez Robles confesó su responsabilidad y explicó que asesinó a su esposa cuando discutieron porque se negaba a dejar de fumar.

Sin embargo, ahora que ya se encuentra recluido en el penal del Topo Chico y a disposición del juez que lo va a procesar, el detenido se negó a hablar de los hechos.