El arte e historia de los panteones, derruida y robada

Los precios se pueden triplicar con sólo algunas calles de diferencia.
O El especialista pidió que se pusiera atención a los aspectos que engloban los sepulcros.
O El especialista pidió que se pusiera atención a los aspectos que engloban los sepulcros. (Roberto Alanís)

Monterrey

El “descansar en paz hasta la eternidad” no aplica para el arte funerario. En los cementerios poco a poco se va perdiendo monumentos y lápidas históricas, ya sea en los administrados por el municipio o los pocos privados.

La situación más evidente ha acontecidos en el panteón El Carmen, donde se han registrado el derrumbe de esculturas y hasta el robo.

Más humilde pero con una historia centenaria, el cementerio municipal de El Topo Chico también ha presentado daños, pues las tumbas históricas han sido demolidas.

Información para los vivos

Para el cronista e investigador Antonio Guerrero Aguilar los cementerios son espacios que, bien cuidados, pueden ofrecer información histórica y artística para los vivos.

Cita el documento Panteones de El Carmen y Dolores: patrimonio cultural de Nuevo León, bajo autoría de Juan Casas y Víctor Cavazos, del cual se ha obtenido información valiosa para el estudio del pasado de los nuevoleoneses.

“Uno puede aprender desde arquitectura, arte, historia, genealogías; como que este lugar sintetiza muchos aspectos”, afirma Guerrero Aguilar, profesor de Historia en el Seminario de Monterrey.

El robo más significativo en El Carmen fue un busto en mármol dedicado a la memoria del general Jerónimo Treviño, en 2010.

Un nuevo “Topo Chico”

El cronista de Escobedo Emilio Machuca refiere que en actas del Archivo Municipal de Monterrey quedó asentado como desde 1899 existía la petición de construir un panteón en la Hacienda de San Bernabé, hoy el gran sector urbano de la zona poniente.

Los documentos históricos señalan que para octubre del mismo año, las obras habían quedado concluidas siendo de un gran alivio para toda la población que no podía trasladarse a Monterrey a enterrar a sus muertos por la enorme distancia.

Con toda esta historia, hoy la tumba más antigua en este sitio se remonta hasta la década de los 60 del siglo pasado. A decir de los trabajadores del lugar, constantemente se liberan los lotes para que sean ocupados por un nuevo residente.

Hasta hace algunos años, la tumba más antigua databa de 1952 aunque también ya desapareció.

“En ese panteón había una tumba que era desde finales del siglo XIX, tenía el nombre escrito de Melitón Treviño. Es lamentable que ya no esté”, acusa Guerrero Aguilar.

…Y en otros municipios

Al ser cronista de Santa Catarina por muchos años, Guerrero Aguilar atestiguó la destrucción de monumentos funerarios de relevancia histórica.

La tumba de Roberto Law, fundador de la empresa La Leona, es una de las más representativas, además de otros ciudadanos destacados de esta localidad.

Situaciones similares ha pasado en García, Zuazua, incluso Zaragoza.

“Hay una destrucción sistemática por todo el estado”, acusa.

Harán recorrido

El martes primero de noviembre el Comité de Archivo y Biblioteca del Congreso del Estado ha convocado a un recorrido histórico y arquitectónico por el Panteón El Carmen, programado a las 17:00.

El recorrido será guiado por Antonio Guerrero Aguilar y no tendrá costo para los asistentes.


Claves

Lucha por permanecer

Los panteones de Nuevo León se podrían quedar sin historia, pues se han enfrentado a daños y saqueo, además del derrumbe de mausoleos.

En el caso del panteón El Carmen, el más significativo fue el robo de un busto de mármol que estaba dedicado al general Jerónimo Treviño.

Pese a que el cementerio del Topo Chico fue asentado en 1899, su tumba más vieja se remonta a 1960, debido a la liberación de lotes.