Archivos de Gobierno se encuentran saturados

El historiador Héctor Jaime Treviño criticó que hoy en día todavía es difícil convencer a los funcionarios de gobierno en lo importante que es tener en orden su documentación.
Los documentos van a bodegas.
Los documentos van a bodegas. (Especial)

Monterrey

La documentación generada por las dependencias de Gobierno ha sobrepasado las instalaciones destinadas a funcionar como archivos, incluso existen secretarías con hasta seis lugares distintos donde almacenan su información, acusó el historiador Héctor Jaime Treviño.

Durante su participación en el segundo Congreso de Archivos Históricos de Nuevo León, que organizó el Archivo General del Estado y Tres Museos, Treviño Villarreal recordó que el estado no cuenta con una Ley de Archivos.

En su charla "Los archivos, conciencias en asomo...", ofrecida en el auditorio del Museo de Historia Mexicana, criticó que hoy en día todavía es difícil convencer a los funcionarios de gobierno en lo importante que es tener en orden su documentación.

Es por ello que en la actualidad las dependencias se ven "saturadas" de papeles y documentos que almacenan en bodegas, muchas veces sin la protección adecuada.

"Tenemos en todas las secretarías del gobierno estatal una gran explosión documental, esto es tremendo porque continuamente se están generando documentos, que se han acumulado de los últimos cuatro sexenios, y no hay espacio físico para todos ellos", criticó en posterior entrevista.

Al pasarlos a una bodega, dijo, la autoridad los considera "archivos muertos", un término que a su parecer no debería existir pues cada documento "está vivo, palpitantes de noticias, datos y testimonios".

Como ejemplo, expuso que la documentación que almacenaba el cuartel del Parque Alamey, correspondiente al ayuntamiento de Monterrey- fue transferido a una bodega en Santa Catarina.

"Generalmente (los documentos) van a dar a bodegas, a cuartos que no están impermeabilizados, a veces acompañados de polilla o roedores; con la expresión característica de mandarlo al 'archivo muerto', un término que no existe", apuntó.