Le apuesta a la variedad

El mexicano Guillermo Arriaga dice que apoyó la propuesta de Eugenio Derbez "No se aceptan devolucione", porque si no el cine sería muy aburrido.
El guionista y cineasta da un curso a estudiantes del Tec de Monterrey.
El guionista y cineasta da un curso a estudiantes del Tec de Monterrey. (Jorge López)

Monterrey

Una de las cabezas creativas más representativas del cine mexicana es Guillermo Arriaga, por tal motivo es consciente de la relevancia que la industria está obteniendo a nivel internacional.

Para el responsable de clásicos cinematográficos como Amores perros o Babel, es importante que se conserve la idea de generar variedad dentro de la producción de los distintos proyectos que llegan a la cartelera.

"El cine mexicano ha tenido ya un gran momento en cuanto a prestigio, no hay que olvidar que tenemos dos ganadores seguidos como director en Cannes y luego en los Oscar. Pero también me alegra que estén Los Nobles, Cásese quien pueda o No se aceptan devoluciones, porque es importante que a la par de que ganemos festivales tengamos una industria sana", comentó el reconocido director.

A pesar de que el trabajo de Eugenio Derbez en No se aceptan devoluciones fue señalado como poco serio por otros colegas de la industria, para Guillermo Arriaga resultó un acierto dentro de las opciones que han ido surgiendo en la nueva industria cinematográfica.

"Qué aburrido sería que todas las películas fueran en una sola dirección. Gracias de verdad a que la película de Eugenio tuvo esos números más gente volteó a vernos. A mí me alegra. Qué bueno que existe una variedad que nos ayuda a encontrar puertas".

Arriaga tampoco considera cierta la opinión de aquellos que aseguran estar reviviendo la Época de Oro del cine mexicano.

"Aquello fue una circunstancia y momento particular. Esa época deriva del momento en el que se hace cine sonoro en Estados Unidos y no se supo cómo conquistar al extranjero. Es una época que ya pasó, era una industria fuerte". Durante los siguientes meses, Guillermo Arriaga decidirá en qué festival de cine proyectará por primera vez su nuevo proyecto Hablar con Dios, cinta que forma parte de una entrega de cuatro producciones que dan forma a El pulso del mundo. Actúa Demián Bichir, además de la música original de Peter Gabriel.

Guillermo Arriaga acudió al Tecnológico de Monterrey con el fin de promocionar el curso de escritura cinematográfica que impartirá en la ciudad los próximos 4 y 5 de abril.