Científicos tendrán reducción en apoyos

Los problemas económicos que enfrenta el país afectarán al sector, señala Arturo Molina, vicerrector de investigación y desarrollo del Tecnológico de Monterrey.

Monterrey

La situación económica del país, los problemas financieros que se viven en el mercado internacional, y la volatilidad del mercado por factores como la baja del precio del petróleo y la fluctuación en el tipo de cambio afectarán también al sector científico del país.

Así lo consideró Arturo Molina, vicerrector de investigación y desarrollo del Tecnológico de Monterrey, durante un evento con investigadores y catedráticos de posgrado de la institución educativa, donde señaló que la situación pinta para que se reduzcan los apoyos a investigación.

Por esta razón, recomendó a los investigadores a intentar obtener apoyos económicos en este año, para evitar que se encuentren a dificultades económicas una vez que se reduzcan los apoyos a las áreas.

"Hay que aprovechar este año porque van a reducir los presupuestos (el próximo año). Ya nos avisaron que dadas las condiciones del país, van reducir los presupuestos de manera importante y por supuesto las primeras reducciones que se hacen son en ciencia y tecnología", mencionó el investigador.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el presupuesto para ciencia y tecnología del año 2015 incluye 13.8 mil millones de pesos para el Programa Nacional de Becas; 9.1 millones de pesos para el Programa para la Reforma Educativa; 88.1 mil millones de pesos para el Programa Transversal de Ciencia y Tecnología.

Asimismo, se asignaron 33.7 mil millones de pesos para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de los cuales 8.29 mil millones están destinados para becas a jóvenes mexicanos estudiantes de posgrado.

Los comentarios sobre la posible reducción de fondos de apoyo a la investigación fueron hechos por Molina durante el Congreso de Investigación del Tec de Monterey, donde además anunció modificaciones a la forma de trabajo de las escuelas de posgrado de la institución.

Esto incluye movimientos al número de grupos estratégicos de cátedras (pasando de 140 a 40), una decisión que calificó de dolorosa pero necesaria al caer en cuenta que se contaba con más opciones de posgrado que carreras.

También la planeación de metodologías de trabajo como una escuela nacional y no regional, dar enfoque a los posgrados, ofrecer "experiencia Tec, y una baja al número de becas.