Los apapachan en su Día

Unos celebran con carne asada; otros, con visitas a parques.
Una opción fue acudir a alguna alberca.
Una opción fue acudir a alguna alberca. (Alexandra Amao)

Monterrey

Para celebrar el Día del Padre los regiomontanos se pintan solos, pues aunque algunos optan por hacer un festejo en grande, otros más acuden a distintos lugares para celebrarse en su día.

La carne asada no puede faltar en la mesa de los regiomontanos, y es que, gracias a esta tradición, algunas carnicerías de la zona metropolitana registraron muy buenas ventas, tanto en los cortes de carne, como en las promociones de cerveza.

Desde temprana hora, acompañados por su familia, cientos de papás acudieron a diferentes establecimientos para comprar productos para festejarse en casa.

"Ya desde temprano vinimos a comprar la carnita, alitas y las cheves porque nos cierran el changarro", comentó un papá.

Para esta celebración otro de los lugares visitados por las familias fueron los panteones, en donde grandes ofrendas florales y hasta mariachis engalanaron el camposanto.

El jardín Dolores en el centro de Monterrey fue muestra de ello, pues personas de todas las edades llevaban consigo palas, picos y hasta insecticidas a fin de asear las lápidas donde descansan sus seres queridos.

Al agua, papás

Hubo otros quienes aprovecharon que las altas temperaturas superaron los 35 grados para darse un chapuzón en diferentes albercas de la zona metropolitana.

El Parque España fue el claro ejemplo, pues desde temprana hora lució abarrotado de personas que aprovecharon este día de descanso para salir de la rutina y convivir en familia.

Al interior del parque todo era fiesta, trajes de baño, hieleras y el exquisito aroma que provenía de los asadores en donde se cocinaba un delicioso manjar como solo los regios lo saben hacer.