A cuatro años del sexenio

“Vivimos tiempos críticos, sin duda”, diría Rodrigo Medina de la Cruz en su discurso de toma de posesión. Breve resumen de la administración que inició en 2009 y concluirá en 2015.
El factor negociación, elemento clave para el gobernador de Nuevo León.
El factor negociación, elemento clave para el gobernador de Nuevo León. (Jorge López)

Monterrey

El cuarto año de gobierno encabezado por Rodrigo Medina de la Cruz ha sido un año para enfrentar crisis.

Tras el fenómeno que atravesó la entidad en materia de seguridad pública debido al crimen organizado y los delitos de fuero común, aunado a circunstancias de inestabilidad económica, desastres naturales y desencuentros entre autoridades estatales y municipales emanadas tanto del PRI como del PAN, la gestión de Medina de la Cruz ha mostrado aspectos contrastantes y diversos.

La problemática en las finanzas, retraso en obras de infraestructura vial y movilidad, altibajos en las relaciones con algunos alcaldes metropolitanos y aumento en ingreso de recursos del exterior han sido algunos de los aspectos relevantes.

Finanzas

En materia económica, el pasado agosto fue superada la meta de inversión extranjera directa (IED) en la entidad prevista para la actual administración, establecida de inicio en diez mil millones de dólares.

El entonces Secretario de Desarrollo Económico, hoy titular de Desarrollo Social, Federico Vargas Rodríguez, reveló una IED de diez mil 050 millones de dólares en este rubro.

Para la recta final de este año, la atracción de recursos mostró un incremento de 96 por ciento respecto al mismo lapso de 2012. Así, Nuevo León se posicionaría como estado líder en IED de todo el país, 42 por ciento superior a la del gobierno anterior.

El incremento en los niveles de deuda pública, que expertos estiman asciende a 52 mil 249 millones de pesos, motivó la creación del Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas Públicas (POFIF).

A fin de sanear las finanzas estatales en noviembre de 2012 se anunció el programa, a decir de la actual administración, una estrategia de largo alcance de reconfiguración de egresos, ingresos y administración central y paraestatal. A inicios de septiembre de este año, se informó que la meta fue rebasada por casi mil millones de pesos.

La transparencia del POFIF y el destino de los recursos que no se gastaron han sido los cuestionamientos recurrentes de miembros de partidos de oposición.

La contratación de firmas para la reestructura de la deuda pública, del cual sólo se incluyen 33 mil 648 millones 840 mil pesos, como se anunció el 21 de julio, levantó polémica entre los opositores, pues se asegura que representa un quebranto de casi 4 mil 500 millones de pesos al haberse negociado con una tasa de interés interbancario de equilibrio de más de 2.3 puntos.

Obra pública

Recientemente se formalizó con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la realización del proyecto Monterrey VI, que garantizaría el abastecimiento de agua por los próximos 50 años.

El plan, que también ha sido cuestionado por considerar que encarecerá el vital líquido y representará otra carga financiera para el Estado, no ha sido detallada por el mandatario, se pretende realizar con una inversión multianual y con fecha de conclusión para 2015.

Otro proyecto es la construcción de la Línea 3 del Metro, que tendrá una inversión de 5 mil 692.5 millones de pesos, proporcionados por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), recursos federales e inversión privada. Ya fue iniciada la construcción de una lumbrera y los trabajos del viaducto subterráneo, y esta semana se anunció la apertura de la licitación para realizar el viaducto elevado de 6.6 kilómetros de extensión.

Por otra parte, la finalización del proyecto de Ecovía, consistente en una ruta con unidades BRT (Bus Rapid Transit) a lo largo de un corredor integrado por las avenidas Lincoln y Ruiz Cortines ha sido pospuesto cinco veces, sin que haya una fecha de entrega.

Durante los últimos meses también concluyó la reconstrucción de Nuevo León tras el paso del huracán Álex en 2010, e inició un nuevo proceso por los daños derivados del fenómeno Ingrid.

Seguridad

La creación del cuerpo Fuerza Civil, uno de los mayores anuncios del sexenio, fue una respuesta a la violencia creciente en la entidad.

La corporación fue resultado del Programa Integral de Seguridad, contemplado en el Plan Estatal de Desarrollo 2010-2015, que en coordinación con fuerzas federales y municipales participa en la prevención y combatede delitos en Nuevo León.

Aunque Fuerza Civil alcanzó esta año los 3 mil 500 elementos, el 14 de septiembre se confirmó el arribo de 600 militares más a la entidad.

Delitos de alto impacto, como robo a vehículo u homicidios dolosos tuvieron decremento, mientras que el robo a casa habitación, extorsión y cobro de piso, así como la violencia familiar, fueron ilícitos que repuntaron en el área metropolitana.

Las cifras de homicidios relacionados a la delincuencia organizada, cayeron a niveles no vistos en años anteriores.

Política

Los altibajos en la relación del Gobierno Estatal con los alcaldes de extracción panista respecto al tema de los recursos, específicamente el Fondo Metropolitano y los fondos municipales, fue otra marca importante.

El 15 de agosto, los alcaldes de Monterrey, Margarita Arellanes; San Pedro Garza García, Ugo Ruiz; San Nicolás de los Garza, Pedro Salgado; de Santa Catarina, Víctor Pérez; y de Juárez, Rodolfo Ambriz, abandonaron una reunión con la Secretaría General de Gobierno, tras decir que no se cumplía con acuerdos pactados en las mesas de diálogo realizadas dos jueves al mes.

Los desencuentros iniciaron en diciembre pasado, cuando los fondos municipales no fueron incluidos en el presupuesto estatal y se agravó al confirmarse que los recursos del Fondo Metropolitano -en teoría para uso municipal- los absorbería el Gobierno de Nuevo León para llevar a cabo trabajos de corte estatal.

De todo un poco

Reestructuración de deuda, inversión extranjera, programas de optimización del gasto público, son parte de los hechos financieros más relevantes en el cuarto año de gestión estatal.

El retraso en la entrega del proyecto Ecovía, las licitaciones desiertas respecto a la Línea 3 del Metro y el desgaste de la relación entre poderes, algunos de los tropiezos recientes.

No obstante el alza en los índices de algunos delitos, lo más significativo es la drástica disminución en el número de ejecuciones cometidas por la delincuencia organizada.