A 30 años, incidencia de VIH-sida persiste en NL

Según ONG, discriminación gubernamental impacta en eficacia de campañas de prevención.
Mucha gente llega ya con un diagnóstico tardío.
Mucha gente llega ya con un diagnóstico tardío. (Cuartoscuro)

Monterrey

Al cumplirse este 1 de diciembre 30 años del descubrimiento del virus del VIH-SIDA a nivel mundial, tres décadas en las que ha habido grandes avances e infinidad de hallazgos determinantes en su combate y en la búsqueda de una mejor calidad de vida para quienes lo padecen, en Nuevo León, la incidencia en el contagio del virus se ha mantenido prácticamente estable.

A decir de integrantes de organizaciones no gubernamentales que trabajan con este sector de la población, en el aparato gubernamental existe una discriminación internalizada, que ha derivado en un trabajo de prevención poco constante entre los grupos más vulnerables y el público en general.

Durante tres décadas, en la entidad se tiene registro de 4 mil 938 casos confirmados; de los cuales 4 mil 319 son varones y 619 mujeres. Con estas cifras, en Nuevo León se concentra el 3 por ciento de la población con este padecimiento a nivel nacional.

Más de la mitad de estos casos, 2 mil 550 (equivalente a 51 por ciento) fueron detectados entre 1983 y 2002. Sin embargo, la incidencia reportada en los últimos 10 años ha bajado apenas 2 por ciento.

Abel Quiroga, titular de Acción Colectiva por los Derechos de las Minorías Sexuales AC (Acodemis), señala que además de una falta de atención integral al paciente, hay descuido del sector salud respecto a las campañas de prevención.

"El anterior secretario de Salud, Montiel (Eugenio), homofóbico, misógino, no hizo ningún impulso para el cambio, reconstruyó el Capacits (Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual) por la incidencia política que hicimos junto con los medios de comunicación.

"Pero ha sido una administración homofóbica, sin proyectos comunitarios, sin declaración a la situación del SIDA, muy emblemático es que ningún funcionario de primer nivel ha hecho un pronunciamiento o evento oficial en relación al SIDA", dijo.

Prueba de ello es que existen mil 686 casos notificados que continúan registrados como seropositivos a VIH, de los cuales mil 303 son hombres y 383, mujeres; 3.6 por ciento de la población nacional.

Según el reporte de la Vigilancia Epidemiológica de casos de VIH/SIDA en México, el Registro Nacional de Casos de SIDA a junio de 2013 (Censida) es de 103 casos y 43 seropositivos.

Quiroga señaló que la atención en Nuevo León a este padecimiento es mala, debido a que se limita al hecho de proveer, no siempre con eficacia, los medicamentos para mantener a raya el padecimiento, y no existe un tratamiento integral.

"No hay un servicio amigable e integral hacia su salud en el VIH; es decir, ellos acuden al Capacits y se tomaron las muestras para su batería de pruebas de carga viral y de allí son enviados hasta Guadalupe al laboratorio estatal; es un desgaste económico y físico y a muchos no les alcanza el tiempo porque deben volver a trabajar", dijo.

De las 56 quejas a nivel nacional en Censida por falta de medicamentos en 2013, sólo una se ha generado hacia la Secretaría de Salud de Estado de Nuevo León.

El activista afirma que mucha gente llega ya con un diagnóstico tardío, y muchos de los pacientes ya traen síntomas, lo cual refleja un mal trabajo de prevención.

Este 1 de diciembre se realizará el relevo en la titularidad del Capacits, con lo que Quiroga espera que se note un cambio de voluntad política para realizar un trabajo más eficaz.

"Esperemos que con la llegada de Luis Sánchez, que es una persona preparada en el ámbito de la educación, que ya tiene una idea del grosor del problema, se dé un cambio importante", comentó Quiroga.