Adquirir productos del mar, un lujo para los regiomontanos

En la temporada, los restaurantes buscan incluir estos ingredientes en sus menús.
Algunos platillos sencillos pueden alcanzar hasta los 200 pesos.
Algunos platillos sencillos pueden alcanzar hasta los 200 pesos. (Leonel Rocha/Archivo)

Monterrey

Sin importar de dónde provenga el pescado que se consume, en Nuevo León se paga un alto precio por consumir mariscos e incluso puede llegar a considerarse como un lujo hacerlo. Aunque depende del tipo de pescado o marisco que se quiera comer.

Principalmente, los regiomontanos consumen pescados y mariscos provenientes de Tamaulipas y Veracruz que sale del Golfo de México, o al menos así ha sido tradicionalmente. Sin embargo, el pescado proveniente de Asia se ha ido incorporando al mercado mexicano.

Sin importar la calidad del producto, los provenientes de ambos lugares tienen precios muy altos, tanto en restaurantes como en empacadoras y pescaderías locales.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de Nuevo León (Sagarpa) la mayor parte de de pescados y mariscos que se comen en el estado provienen del continente asiático, lo que hace que aunque sea de menor calidad, su costo sea alto debido a los precios del traslado desde otro continente.

"La mayor parte del producto que se consume aquí viene de China, de Indonesia, de Laos, de esas partes que producen grandes cantidades", explicó el subdelegado de pesca de Sagarpa de Nuevo León, Daniel Hiram Villareal.

Sin embargo, los regiomontanos siempre han estado dispuestos a pagar altas sumas de dinero por consumir pescado, sobre todo en época como la Cuaresma, donde la tradición católica-romana dicta que los viernes no se debe consumir carne roja (ya sea de res o de cerdo).

Las pescaderías locales mantienen el precio de sus productos prácticamente durante todo el año, pero estos se incrementan acercándose la temporada de Cuaresma.

Trabajadores de pescaderías y compradores de éstas, explicaron que se pueden ver incrementos desde 20 hasta 80 por ciento.

Mientras esto ocurre, los restaurantes incluyen opciones con mariscos en sus menús o aprovechan las ya existentes para incrementar sus ventas durante estos días Santos.

Un platillo de camarones con arroz y papas puede llegar a costar entre 100 y 120 pesos por persona en temporada fuera de Cuaresma; durante ésta se pueden encontrar los platillos hasta en 200 pesos.

Asimismo, los precios en las empacadoras o supermercados se incrementan. Tan solo en los días previos a la Semana Santa, un filete de salmón pasó de costar 15 pesos a 40 pesos, en una reconocida tienda de supermercados de origen norteamericano.

Pero cuestionados sobre el tema, compradores de estos lugares mencionaron que eso no los detiene de comprar el producto, porque es tradición o bien porque gustan de comer mariscos.

"Pues si es un poquito más caro, a lo mejor si es un lujo pero nos gusta mucho y pues ya es costumbre ir los viernes a comer pescado en Cuaresma".

"Si hay que preguntar, porque ahora todo es chino y aunque te digan que no, ya cuando lo pruebas te das cuenta que no es de acá. Hay que tenerle callo", comentó una compradora, que se identificó como Julieta González.