Alcaldes enfrentan déficit en sus policías

Apodaca tiene el mayor rezago, pues aún carece de mil 500 elementos para seguridad.
A la capital del estado, Monterrey, le faltan 800 uniformados para asumir la vigilancia en la totalidad de su territorio.
A la capital del estado, Monterrey, le faltan 800 uniformados para asumir la vigilancia en la totalidad de su territorio. (Archivo)

Monterrey

A un mes de cumplirse los primeros dos años de su gestión, los alcaldes metropolitanos enfrentan todavía un déficit importante en sus policías, el cual difícilmente abatirán en el año que les resta.

Bajo la lógica de que se requiere tres elementos por cada mil habitantes, los municipios se quedan muy cortos en este parámetro de seguridad, según revelan las estadísticas proporcionadas por cada administración en respuesta a una solicitud realizada la semana pasada por  Milenio Monterrey.

De dicha información se desprende que, a la fecha, existe un déficit de aproximadamente 4 mil 142 policías, correspondiente a las carencias que reconocieron los municipios de Monterrey, San Nicolás, Santa Catarina, San Pedro, Escobedo, Apodaca, Santiago y García.

No obstante esta cifra es mayor, ya que la administración de Guadalupe no entregó la información requerida, pese a que le fue solicitada en igualdad de circunstancias y tiempo que el resto de los municipios.

Las direcciones de Comunicación Social reportaron las cifras entre viernes y sábado de la semana pasada.

El faltante de uniformados se reparte de la siguiente manera: Apodaca enfrenta el mayor rezago, pues aún carece de mil 500 elementos de acuerdo a los estándares internacionales, seguido de Monterrey, al que le faltan 800 policías para asumir la seguridad en la totalidad de la capital del estado.

En Santa Catarina el déficit es de 628 elementos, en tanto que Escobedo reportó un faltante de 450 uniformados, San Nicolás indicó que su necesidad era de 400 elementos más y García informó que su corporación requería 254 para cumplir con la normativa internacional.

La lista se completa con San Pedro Garza García y su déficit de 60 elementos y Santiago al que le faltan 50 policías.

Este problema subsiste a pesar de que las policías locales han elevado el salario y prestaciones a sus elementos. Tras años aciagos en los que muchos uniformados fueron cesados por su relación con la delincuencia, y otros tantos renunciaron por temor a ser víctimas de un ataque, las corporaciones se quedaron sin personal.

Inició entonces la fase de reclutamiento intensivo, pero ante el desdén de la población regiomontana, esta se trasladó a otros estados. El problema es que una vez contratados, muchos regresan a su lugar de origen, ya sea porque no se adaptaron a la ciudad o bien, extrañan a su familia.

Santa Catarina reportó que a la fecha han reclutado a 47 elementos, Escobedo respondió que 31 elementos se gradúan esta semana y tienen 92 más en proceso en la Academia de Policía.

El municipio de García indicó que su reclutamiento ha sido de 443 elementos, en tanto que Monterrey dio a conocer que su meta es llegar a 2 mil policías para octubre del 2015 y Apodaca prevé llegar apenas a 600 uniformados, muy lejos de la necesidad real  que tiene su territorio.

Lo cierto es que el camino luce cuesta arriba para todos. Hay un desinterés generalizado entre la población para unirse a las fuerzas del orden, de ahí que se antoja difícil que cumplan sus objetivos de reclutamiento.

Este asunto es, sin duda, una de las grandes asignaturas pendientes para el cierre de todos los gobiernos municipales.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]