Acuden miles a desfile navideño

A pesar de la lluvia, familias asistieron a ver el paso de Batman, Superman, Angry Birds, Rana René, entre otros.

Monterrey

De acuerdo con la información de las autoridades, alrededor de 400 mil regiomontanos se dieron cita en el Centro de la ciudad para disfrutar del desfile de globos navideño organizado por el municipio de Monterrey.

Desde la noche del sábado, previo al evento, calles y avenidas del centro de Monterrey fueron cerradas al paso vehicular o modificadas en sus circulaciones debido a la realización del Desfile Navideño. Esto ocasionó molestias y confusión entre los conductores y hasta caos vial en ciertas zonas del primer cuadro de Monterrey.

Y es que importantes arterias como Cuauhtémoc, desde Modesto Arreola y hasta Padre Mier; así como Zaragoza, hasta llegar a Ocampo, estuvieron bloqueadas a la circulación.

La avenida Pino Suárez funcionó en dos sentidos, y en Juárez se permitió el paso al transporte público y los comerciantes. Aunado a esto, se vio una gran afluencia de peatones en las calles del Centro de Monterrey, por lo que la vialidad se vio trastocada pese a los intentos de las autoridades vehiculares de mantener orden.

Sin embargo, desde muy temprana hora las calles que recorrerían los globos empezaron a llenarse de personas que pese a las inclemencias del clima, buscaban aprovechar del espectáculo. Armados con suéteres, impermeables, paraguas y hasta sillas, los regiomontanos soportaron el frío y la lluvia.

El retraso del inicio del evento ocasionó molestias entre los asistentes, sobre todo aquellos que se encontraban cerca del punto de arranque en el cruce de la calle Cuauhtémoc y Modesto Arreola, quienes le reclamaron a la edil regia por el retraso.

De igual manera, abucheos dirigidos a Margarita Arellanes Cervantes –quien estuvo acompañada de su esposo e hijas-, a manera de reclamo se pudieron escuchar durante la primera parte del recorrido.

Aun así, en su mayoría los asistentes prefirieron concentrarse en el espectáculo especialmente los más pequeños, quienes señalaban los gigantescos globos y saludaban a los policías y tránsitos de Monterrey que acudieron vestidos incluso de Santa Claus.

Los favoritos este año fueron los globos en forma de Batman, Superman, Angry Birds y hasta Betty Boop.

Los globos estuvieron acompañados de igual manera por grupos de estudiantes que bailaron, tocaron música y tamboras y realizaron acrobacias, entreteniendo a los pequeños que sin importar el frio estuvieron siempre al pendiente del transcurso del desfile.

Pero una vez terminado el evento, las vialidades del centro de Monterrey se vieron colapsadas debido a la afluencia de peatones que caminaban por las calles y el cierre de otras arterias. Esto aunado a que cientos de regiomontanos debían transitar por estas mismas calles para llegar al Estadio Universitario para el partido de los Tigres y el cierre de la calle Cuauhtémoc que funcionaría como vía directa, ocasionó que el tráfico en la zona fuera tal que ni con el apoyo de los cuerpos de tránsito se lograban controlar.

Por su parte, la alcaldesa regia informó en entrevista posterior al cierre del desfile que se habría registrado saldo blanco (gracias a las labores de las autoridades que buscaron mantener el control y promovieron la convivencia sana), se habría contado además con la presencia de 400 mil regiomontanos y los únicos percances fueron tres niños perdidos que fueron prontamente regresados con sus padres y seis personas desmayadas aunque no pasó a mayores.

Arellanes Cervantes resaltó además la presencia de personas de otros municipios quienes acudieron a disfrutar del espectáculo.

“De nueva cuenta el centro de Monterrey ha sido recuperado no nada más por los regiomontanos, sino por los de Santa Catarina, Guadalupe, Apodaca, Escobedo… Tenemos una cifra superior a la del año anterior”, recordó la edil.

Pese a que se presentaron protestas por parte de sociedades civiles por el costo del desfile, Arellanes Cervantes señaló que ella es respetuosa de ese tipo de manifestaciones.

La alcaldesa se negó a proporcionar información sobre el gasto ejercido por el municipio y cuánto por la iniciativa privada y demás patrocinadores, ya que aseguró desconocer esta información.