Chofer de autobús está prófugo de la justicia

Las víctimas mortales del choque con el tren, ocurrido el viernes en Anáhuac, ya fueron sepultadas por parte de sus familiares.
Los afectados viajaban en la unidad número 446 de la empresa transportes Frontera.
Los afectados viajaban en la unidad número 446 de la empresa transportes Frontera. (Archivo)

Monterrey

El chofer que fue señalado como principal responsable del choque con el tren y que provocó la muerte de 21 personas, es originario del estado de Durango y la Procuraduría de Justicia de Nuevo León lo busca para que responda por el trágico hecho.

Aunque después del fatal percance se han manejado una serie de versiones en relación al paradero del presunto responsable, la realidad es que hasta lunes no había sido detenido, pero sí identificado por las autoridades como Ángel García Ávila, quien hasta este martes continúa prófugo de la justicia.

García Ávila fue identificado como el conductor del autobús número 446, que cubría la ruta Nuevo Laredo-Nueva Rosita Coahuila de transportes Frontera, en el que viajaban las víctimas mortales y los 26 lesionados.

Trascendió que fueron empleados de la misma línea de transporte quienes proporcionaron la identidad del hombre, quien supuestamente por ganarle el paso al tren provocó la muerte de las personas que se dirigían al estado de Coahuila.

Presuntamente al momento del accidente en el autobús viajaba un segundo chofer auxiliar, pero el que provocó la tragedia fue Ángel García.

Habla compañero

Un empleado de Transportes Frontera del Grupo Estrella Blanca, quien pidió el anonimato, reveló que el lugar donde sucedió la tragedia es un punto donde opera gente de la delincuencia organizada y asaltan a los pasajeros.

Tratando de dar una explicación a lo ocurrido, afirmó que su compañero debió tratar de evitar un asalto y por eso no hizo alto ante el paso del tren.

"Eso no es posible, el tren lo ves porque son alrededor de cinco kilómetros, a lo mejor más o menos, pero tú vas manejando al par de los rieles, hace una curva la carretera y luego ya cruza los rieles, entonces al tren lo debió haber visto forzosamente, pero desgraciadamente en ese punto donde te toca hacer alto en los rieles, ahí es donde están los malitos cuando te paran", dijo.