Factor político habría sido útil, considera urbanista

Sin mejores servicios de vialidad, transporte y seguridad, no hay atractivo para que la gente vuelva a esta parte de la ciudad, opina.
Por falta de mantenimiento, varios edificios con valor histórico muestran un alto grado de deterioro.
Por falta de mantenimiento, varios edificios con valor histórico muestran un alto grado de deterioro. (Marcial Pasarón/Archivo)

Monterrey

Existió alguna vez un plan para regenerar el centro de Monterrey, aunque por conflictos políticos y desinterés de las autoridades, la zona se deterioró, causando incertidumbre a desarrolladores y a posibles habitantes.

El urbanista Jorge Longoria explicó que en 2005 se habrían realizado trabajos para analizar la movilidad, hidrología, infraestructura, geología y contaminación de la zona, en colaboración con organizaciones civiles y vecinos del lugar, buscando crear "distritos" para distribuir la manera en cómo funciona el centro. Sin embargo, el proyecto nunca pudo avanzar.

"Lamentablemente el factor político de los regidores paralizó el proyecto y se quedó sólo en eso. Hoy las autoridades deben volver a empezar desde cero, pero sí existe una fórmula para buscar la respuesta a la regeneración del Centro y tenemos que volver a hacerlo de alguna forma", señaló Longoria en entrevista.

Este jueves, MILENIO Monterrey publicó sobre cómo la inseguridad ha afectado a las ventas y rentas inmobiliarias en la zona, haciendo parecer que algunas partes del Centro de Monterrey se encuentran abandonadas.

Para el urbanista, esto es algo que debe de tomarse en cuenta por parte de las autoridades tanto estatales como municipales ya que dicha situación ha evitado que lleguen inversiones importantes además de afectar al estilo de vida de las personas que habitan ahí.

Y es que en su opinión, no se trata sólo de garantizar seguridad, sino de ofrecer certidumbre sobre quienes serían sus vecinos tanto habitacionales como comerciales, y ofrecer mejores servicios de transporte y vialidades en buen estado.

"El centro de Monterrey tiene una gran suma de factores que han agravado la posibilidad de que pueda despegar: la incertidumbre de los usos de suelo, no sólo liberar densidades sino saber quién va a ser tu vecino. También afecta la falta de movilidad, tenemos vialidades truncas en el centro.

"Si vas al centro es porque estás obligado a ir por trabajo o visita, pero no es un destino de tránsito que te permita fluir como para que la inversión se estimule.

"Si las vialidades no son aquellas principales que permitan atraer potenciales compradores o inquilinos; la vialidad sólo es para el transporte urbano y los de servicios para los comercios, pero fuera de ahí el centro n o tiene un aliciente para que la gente se atreva a invertir", afirmó.

Longoria destacó además que hace falta una reestructuración del tejido urbano: la creación de ejes de largo trayecto, específicamente.

Actualmente solo hay 4 ejes que comuniquen el centro: de norte a sur están las calles Cuauhtémoc y Pino Suárez, y Félix U. Gómez; de oriente a poniente Ruiz Cortínez -"que ya la destruyeron con la Ecovía"- más Colón y Madero.

"Fuera de ahí no hay vialidades que conecten de extremo a extremo", agregó.

Mientras no se haga una reconstrucción del tejido vial urbano como se habría propuesto desde el 2007 no se verá un verdadero beneficio para aquellos habitantes o comerciantes del Centro de Monterrey, declaró el especialista en urbanismo.

"Mientras no se haga la reconstrucción del tejido vial urbano no (mejorará). La propuesta ya existe; se pueden hacer los ejes viales metropolitanos, que el centro pase de sólo 4 ejes a 16 de largo trayecto por el centro.

Esa sería la gran respuesta pero solo como primer paso para que se regenere el Centro y se atractivo para los desarrolladores. Sería darle vitalidad y poner al alcance de los moradores transporte, vivienda, usos recreativos, comerciales, y de servicios", consideró.