ENTREVISTA | POR ISRAEL MORALES

J. E. Álamo Escritor

El autor, quien combina historias de muertos vivientes con música de Los Beatles, reflexiona sobre las posibilidades literarias de este género.

“Zombis, marco ideal para desarrollar historias”

El autor apoya las llamadas Zombiewalk.
El autor apoya las llamadas Zombiewalk. (Especial)

Monterrey

J.E. Álamo deja ser a los zombis, y los ubica en días no muy lejanos: "El 7 de agosto del año 2012 los muertos volvieron a la vida. No todos, por fortuna. A saber dónde hubiéramos metido a tanta gente". Una frase llena de humor, de tantas que se pueden leer en Tom Z Stone 2. Let it be (Dolmen Books-distribuido por Océano), una trama tan infecciosa como la música de Los Beatles. Algo parecido a lo que se vive en las recientes marchas de zombis, algo de lo que Monterrey es partícipe.

Stone es el protagonista de esta obra, una suerte de detective que se interna entre los barrios más peligrosos de una ciudad que no sólo está invadida por tipos sucios, sino por los reanimados (una de esas especies de zombis). Álamo, nacido en Reino Unido, pero que radica en Valencia desde hace 30 años, ya prepara la tercera entrega de Stone: All you need is love. Pero de Let it be nos habla ahora.

¿De dónde nació ese gusto por la literatura de zombis?

Me llamó la atención el libro que inició el furor que ha despertado el género Z: Guerra Mundial Z de Max Brooks. En España el impacto fue enorme y varios autores sacaron sus propias novelas de zombis. Los pioneros fueron Manel Loureiro y Carlos Sisi, a los que siguieron muchos otros autores. Dolmen Editorial apostó con decisión por las novelas de zombis y con ellos han publicado muchos otros autores como Víctor Blázquez, Juan de Dios Garduño, Macu Marrero, Alfonso Zamora y yo mismo.

A mí se me ocurrió un argumento con un detective un tanto particular. Tom Z. Stone es el típico antihéroe del género negro que arrastra una vida oscura. Es un tipo cínico, con un peculiar código moral que sigue a rajatabla, amante del tabaco y el alcohol. Pero además, y ahí está lo que lo hace tan particular, es que Tom Z. Stone ha muerto. Volvió a la vida el Día del FR (Fenómeno Reanimación) junto a otros muchos muertos. Pero al contrario del típico zombi, él conserva sus facultades mentales intactas, aunque sabe que su esperanza de vida (nueva vida) es de tan sólo cuatro años.

Sorprende que muchos autores aún aporten temas novedosos a la literatura de zombis, ¿a qué cree que se deba esta cualidad?, ¿son los zombis dignos de hacer volar la imaginación?

La ventaja que ofrecen los zombis con respecto a otros monstruos es que tanto pueden protagonizar las novelas, como hacen en las que hablan sobre el típico Apocalipsis zombi, o ser el marco ideal para desarrollar otras historias. Y es en este segundo caso cuando el autor puede dejar volar su imaginación y encajar prácticamente cualquier género. Así tenemos historias de zombis que se pueden etiquetar como género negro (el caso de mis novelas), ciencia ficción, sociopolítica, romántica, juvenil.

En su obra la presencia de los zombis ya está institucionalizada, ¿cuál cree que sea su aporte a la literatura zombi?

Tuve mis dudas de si funcionaría, pero al parecer de los lectores, la combinación ha funcionado hasta el punto de que tanto la primera novela del personaje (Tom Z. Stone), como la segunda Let it be) han recibido premios como el Tormo Negro 2012 a la mejor novela negra y los Pandemia 2012 y 2013 como mejores novelas de zombis.

Y llama mucho la atención que sus obras, las de Tom Z Stone, aludan a canciones de Los Beatles, ¿por qué titular un libro con una canción de Los Beatles?

Porque nací cuando Los Beatles comenzaron a arrasar y los estuve escuchando durante toda mi infancia. Su influencia en la música no tiene parangón y en mi vida han estado siempre presentes. Me pareció que sería genial incluirlos en mi obra y aunque al principio no tenía muy claro cómo encajarlos, al final he quedado muy contento con el resultado.

¿En quién se inspiró para Tom Z? ¿parte de muchos matices?

Humphrey Bogart. He admirado y disfrutado mucho del cine clásico negro protagonizado por Bogart. Tom es un homenaje a esos personajes que compuso con tanto acierto. En particular citaría sus interpretaciones en El Halcón Maltés, El sueño eterno y Casablanca.

¿Le gusta el fenómeno social de los que se disfrazan de zombis?

Me parece genial. Acabo de participar en la Zombiewalk de Valencia y es espectacular comprobar la cantidad de gente que se siente atraída por el fenómeno.