...Voces gritando el regreso de todos los desaparecidos

Hay ausencias que se elaboran cuando alguien parteal camino sin retorno, pero hay otras que matan por lazozobra de no saber el destino de quienes no están.

Monterrey

Ahí están otra vez de regreso, tomando la calle y exhibiendo en la plaza su sentir. Ese dolor que consume lento, inexorable, que desgasta y se lleva para siempre la paz interna que todos buscamos y a la que aspiramos como derecho mínimo. Salen a buscar respuestas, a exigir resultados de una autoridad que de pronto parece haberse olvidado de sus desaparecidos, de aquellos a quienes alguien se llevó de manera súbita, furtiva, violenta.

Los mueve el amor y el no-saber, esa angustia que se conjuga y se adueña de quienes se quedaron aquí, tratando de continuar su vida, destrozada por la estupidez de unos cuantos que decidieron adueñarse de la libertad de otros.

Cuánto dolor, cuánta pena, cuánto sufrimiento, cuánto esfuerzo para seguir, pero sobre todo cuánto coraje para continuar luchando por encontrar, vivos o muertos, a quienes un día fueron parte de su vida, de su familia, de su afecto.

Todos somos los que se fueron...