Ugo Ruiz no da la cara por caso San Pedro Net

Mientras el alcalde guardó silencio sobre este cuestionado proyecto, el tesorero municipal, Encarnación Ramones, informó que el Ayuntamiento planea pedir un préstamo por 200 mdp para pagarle a la ...
La actual administración heredó el proyecto a sobreprecio y altas tasas de interés.
La actual administración heredó el proyecto a sobreprecio y altas tasas de interés. (Carlos Rangel/Archivo)

Monterrey

Mientras el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz, escondió la cara y guardó silencio, el tesorero de ese municipio, Encarnación Ramones, confirmó a MILENIO Monterrey que el Ayuntamiento no ha logrado bajar las tasas de interés del proyecto San Pedro Net, superiores a 13 por ciento.

No sólo eso. Lejos de buscar renegociar los intereses con la empresa Thousand International Companies (TICSA), el municipio de San Pedro analiza actualmente sacrificar sus finanzas y solicitar un préstamo por 200 millones de pesos al Banco Nacional de Obras (Banobras), aseguró el tesorero municipal.

Se trata del proyecto de instalación de cámaras de seguridad en calles y avenidas del municipio, el cual se ha visto en vuelto en una serie de irregularidades desde que la actual administración lo recibió como herencia del ex alcalde Mauricio Fernández, y decidió continuarlo sin tomar en cuenta otras propuestas mucho más baratas, de mejor calidad e incluso con tasas de interés 50 por ciento por debajo de las que ofrecía TICSA.

Cabe recordar que el actual alcalde, Ugo Ruiz, fue parte de la negociación del proyecto cuando fungía como secretario del Ayuntamiento de la pasada administración, y aunque en noviembre pasado se comprometió a buscar bajar los intereses del proyecto, esto aún no ha ocurrido.

Tras la información revelada este lunes por MILENIO Monterrey se buscó contactar al alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz, por diversas vías, directamente a su teléfono y a través de la Dirección de Comunicación Social del mismo ayuntamiento, pero no fue posible.

Por la tarde el secretario de Finanzas municipal, Encarnación Ramones, acudió a una reunión con otros tesoreros panistas y ahí fue abordado.

En entrevista, el funcionario sampetrino explicó que actualmente se analiza solicitar un nuevo préstamo a Banobras, por unos 200 millones de pesos, de los cuales 150 millones serían para pagar lo que se adeuda a la empresa TICSA por la primera etapa del proyecto.

Otros 46 millones de pesos serían como pago a capital adelantado para la realización de la segunda etapa del proyecto.

Con esto se estaría buscando reducir los intereses hasta en 6 por ciento, es decir poco menos de la mitad de lo que actualmente amortizan por intereses, y que al final costaría al municipio poco más de 700 millones de pesos

"Sí, de hecho ahorita tenemos una opción de que se baje por un crédito de Banobras, de 13.9 a un seis por ciento, más o menos; tendríamos que hablar con el Cabildo, que lo aprueben y después ir al Congreso. Sería pedir a Banco Nacional de Obras y pagar a San Pedro Net.

"Ahorita para la primera etapa son 151 millones y podría ser dar una parte de la segunda etapa, serían 46 millones de pesos; casi 200 millones de pesos, esto es lo que estamos viendo, pero primero tiene que aprobarlo la Comisión de Hacienda y luego el Cabildo.

"No le podría dar una fecha, pero la idea es que se realice lo más pronto posible", dijo el tesorero.

La instalación de mil 300 cámaras de vigilancia junto al equipamiento, que está contemplado pagarse en 15 años, es lo que incluye este proyecto, y tendrá un costo de mil 165 millones de pesos, en lugar de los cerca de 450 millones si se liquida de contado.

En noviembre Ruiz dijo que se estaría buscando bajar los intereses del crédito, pero no aclaró cuánto se podría reducir en millones de pesos.

Además, se investiga a los asesores fiscales de la empresa TICSA, quienes aparentemente cometieron fraudes a otros gobiernos.

Proyecto cuestionado

El proyecto San Pedro Net inició en la administración de Mauricio Fernández. La primera de dos etapas incluyó la instalación de 500 cámaras en el municipio, desde octubre de 2011.

La compra de los aparatos se le asignó directamente a la empresa Thousand International Companies con un costo de 175 millones 600 mil pesos, sin contar los intereses.

Incluso, en ese contrato se omitió otro costo no incluido inicialmente por 100 millones de pesos por el mantenimiento del equipo.

Los precios inflados y supuestos casos de prestanombres que utilizó la empresa ganadora son algunos de los cuestionamientos que se le hicieron a la primera etapa.