Trasladan a 233 internos a otras cárceles

De acuerdo con la información emitida en las redes sociales del Gobierno Estatal, en total son 233 los reclusos que han salido del sistema penitenciario de Nuevo León.
Buscan desconcentrar la prisión.
Buscan desconcentrar la prisión. (Carlos Rangel)

Monterrey

Tras la masacre en el penal del Topo Chico en Monterrey, que dejó un saldo de 49 reos sin vida y 12 más lesionados, la administración estatal inició el traslado de presos a diferentes cárceles del país.

De acuerdo con la información emitida en las redes sociales del Gobierno Estatal, en total son 233 los reclusos que han salido del sistema penitenciario de Nuevo León.

Sesenta y un reos fueron al Centro Federal de Readaptación Social No. 15 CPS Chiapas; 55 internos pasaron al Centro Federal de Readaptación Social No. 11 CPS Sonora; 41 al Centro Federal de Readaptación Social No. 9 Norte Ciudad Juárez, Chihuahua; 39 al Centro Federal de Readaptación Social No. 12 CPS Guanajuato.

Treinta y uno internas pasaron al Centro Federal de Readaptación Social No. 16 CPS Femenil Morelos; y seis reclusos al Centro Federal de Readaptación Social No. 2 Occidente, en Puente Grande, Jalisco.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad (CSN) el penal de Topo Chico tenía una población de tres mil 965 mil reos hasta diciembre de 2015, con una sobrepoblación de más 200 internos.

La riña de la noche del 10 y madrugada del 11 de febrero, según se informó, inició por la disputa al interior del reclusorio de líderes de carteles criminales opuestos. Sin embargo la sobrepoblación de los centros penitenciaros no es un problema que sólo atañe a este Estado.