Transporte pierde 44% de usuarios por tarifas

Expertos atribuyen el fenómeno a la mala calidad de las unidades, así como al alto costo que representa el servicio frente a los salarios.
Este año inició con un aumento en las tarifas para quien no utiliza sistema de prepago.
Este año inició con un aumento en las tarifas para quien no utiliza sistema de prepago. (Agustín Martínez)

Monterrey

De 1996 a la fecha, un 44 por ciento de los habitantes de Nuevo León han abandonado el transporte público de pasajeros debido al mal servicios y el encarecimiento de las tarifas.

Funcionarios estatales y especialistas, coincidieron en que la fuga de usuarios se incrementa con el paso del años, a la par del crecimiento de parque vehicular.

Moisés López Cantú, doctor en Políticas Públicas por la Escuela de Graduados en Administración Pública (EGAP) del Tecnológico de Monterrey, y consultor sobre el tema de movilidad, aseguró que en 1996 el 68 por ciento de la población metropolitana se transportaba en camiones, mientras que al último conteo en 2012, el número se ubicaba alrededor del 32 por ciento.

Adicionalmente, el secretario de Desarrollo Sustentable del Estado, Fernando Gutiérrez Moreno, no sólo reconoció las cifras, sino señaló que es un tema que se ha tratado constantemente con los empresarios del transporte.

"No sólo eso, tenemos estudios muy claros que nos muestran que la gente está esperando a recibir el aguinaldo, a que les den las utilidades, a conseguir un préstamo o algo que les dé una buena cantidad de recursos para comprar un auto.

"La gente ha abandonado el sistema de transporte público en los últimos 15 años, ha habido un éxodo y no todo se puede resolver con la cuestión de las tarifas", dijo el funcionario estatal.

Añadió que el transporte público debe mejorar sus estándares constantemente para que el usuario se sienta invitado a continuar con el servicio.

Por su parte, Moisés López Cantú dijo que la movilidad en la ciudad depende de las condiciones de infraestructura y las posibilidades que tengan sus habitantes.

"Aquí es como ponerle gasolina al fuego, el tiempo de traslado de un automóvil particular es de 28 minutos, en camión son 60, el doble.

"Aquí sucede una cosa esquizofrénica, le decimos a la gente que viaje en transporte público, pero no le ofrecemos buenos sistemas de transporte público, y los que les ofrecemos son caros", dijo.

Señaló que en contraparte hay calles y puentes en construcción por todos lados, para hacer más rápido el traslado de vehículos particulares.

Insistió en que las autoridades estatales y municipales trabajan aún en una agenda básica, donde solamente se ofrece lo indispensable para cada ayuntamiento, sin visión metropolitana.

Mientras la prestación del servicio del transporte público corre a cuenta del Gobierno Estatal, la administración de las calles y su mantenimiento, son municipales.

"Pero la Constitución y las leyes no tienen por qué ser limitantes, hay gigantescos proyectos de transporte público que no han requerido cambios legales sino acuerdos voluntarios", reiteró.

Dio a conocer que algunos estudios realizados en su tesis doctoral, revelan que en 2010, la gente gasta por año más de 6 mil 500 millones de pesos en transporte público en Monterrey.

La cifra crece si se consideran las horas- hombre invertidas en un traslado deficiente, cercano a los 60 minutos por viaje.

"Si los multiplicas por los 4 millones de viaje, pues allí tiene 24 millones de horas hombre, que es un mundo, traducida a costo, el valor del tiempo de las personas anda por el orden de los 25 pesos, por 25, son 125 mil millones de pesos lo que se pierde", dijo.

Las actuales tarifas del transporte pudieran ser excluyentes para un sector, al menos 730 mil en la extrema pobreza, según las últimas cifras de la Secretaría de Desarrollo Social federal.

"Si la tarifa es alta se compran menos unidades de viaje y los estudios que el mismo gobierno ha hecho demuestran que de 1996 en donde el 68 por ciento de los viajes se hacían en transporte público, esa proporción ha ido bajando, los últimos datos lo ubican por debajo del 32 por ciento.

"Y esto se debe, entre otras cosas, a las tarifas de transporte público, hay otros factores, pero uno muy importante es ese", dijo.

Señaló que se convierte en un problema de política social, porque si la gente no tiene dinero para moverse al trabajo, a la escuela, o a buscar satisfactores, se convierte en caldo de cultivo para la delincuencia, la deserción escolar, violencia familiar, entre otras cosas.

Para abajo...

En 1996, se estima que el 68 por ciento de la población de Nuevo León utilizaba el transporte público para trasladarse dentro de la ciudad, pero desde ese punto comenzó una disminución.

El último conteo data de 2012, cuando arrojó que la cifra se desplomó hasta 32 por ciento, cuando la tendencia se supone debe ir a la inversa, es decir, utilizar más el transporte público.

Según el investigador Moisés López, tanto la mala calidad como el alto costo generan esta situación, lo cual fue respaldado por el secretario de Desarrollo Sustentable de Nuevo León.