“Todavía vivimos dentro de El laberinto de la soledad”

Adolfo Castañón habló en la Capilla Alfonsina de la UANL sobre su relación con Octavio Paz, a quien "primero conoció" por la palabra, es decir, leyéndolo.
Participa en el Festival Alfonsino.
Participa en el Festival Alfonsino. (Gustavo Mendoza Lemus)

San Nicolás de los Garza

Dentro de una bolsa roja Adolfo Castañón guarda dos grandes carpetas, que a final de julio verán la luz publicadas en el libro que pretende titular Tránsito de Octavio Paz.

Él titulo obedece también a uno de los dos poemas que el editor y escritor le dedicara al Premio Nobel de Literatura mexicano de 1990.

Castañón (México, 1952) habló en la Capilla Alfonsina de la UANL sobre su relación con Paz, a quien "primero conoció" por la palabra, es decir, leyéndolo.

Fue hasta 1974 cuando lo conoció en persona, siendo Adolfo el corrector de la revista Plural donde Octavio era el director.

"Se me fue dibujando la efigie de un personaje crítico, atípico, muy inteligente, deslumbrante y que rompía con lo que era la literatura mexicana y que era capaz de suscitar mucha simpatía".

Castañón refirió que ha escrito dos poemas hacia Paz: "Recuerdos de Coyoacán", todavía con vida el autor de El laberinto de la soledad; y es posterior a su muerte cuando nace Tránsito...

Al conmemorarse el centenario del natalicio de Paz, Castañón refiere que aún seguimos dentro del "laberinto" de su literatura.

"Podríamos decir que todavía vivimos dentro de El laberinto de la soledad, tan fuerte es la impronta que dejó en la cultura mexicana esta construcción intelectual (...) el Laberinto y otros textos como Posdata no sólo forman parte de nuestro patrimonio o legado que debemos cuidar sino que de cierta forma son parte del aire que respiramos".

Castañón está de visita en Monterrey en el marco del Festival Alfonsino, donde la universidad también le ha editado Las montañas azules libro donde aparecen tres cuentos infantiles y que cuenta con ilustraciones de Verónica Vázquez Orozco.

En redes sociales se maneja una frase: "menos Paz y más Revueltas", ¿qué piensa de ello?, se le preguntó.

"No estoy muy familiarizado con las redes sociales pero sí diría yo que en cierto modo, dentro del discurso de Paz hay muchas ascuas de Revueltas, y que dentro del discurso de Revueltas hay muchas ascuas de concordia y de armonía", respondió.

Y agregó: "La configuración de las redes sociales se presta para este tipo de gritos de guerra, que lo único que nos hacen ver y pensar que hay corrientes que están expensándose en un sentido u otro pero lo interesante es que haya estas corrientes, donde no se oculta el tema de interior que tiene que ver al llamado a la cultura disidente frente a una cultura supuestamente institucional pero el punto, el discurso y el lenguaje de Paz es suficientemente complejo para que tenga, no tan perdido en su sótano, sino más o menos evidentes un elemento de crítica o desobediencia civil, que en cierto modo, esa frase quede presa de su retórica".