'Tienditas' enfrentan un panorama difícil

Comerciantes locales manifestaron su inconformidad ante nuevas disposiciones.
Los negocios pequeños deberán implementar la factura electrónica.
Los negocios pequeños deberán implementar la factura electrónica. (Archivo)

Monterrey

La cascada de aumentos en los productos, la incorporación a un nuevo régimen fiscal, las nuevas herramientas en las formas de tributar, más la desproporcionada competencia contra las tiendas de conveniencia y de autoservicio hacen que el panorama para las tradicionales tienditas sea amenazante para este 2014.

En un sondeo realizado por MILENIO Monterrey con diversos comerciantes del área metropolitana, manifestaron su inconformidad con las nuevas disposiciones fiscales, incluso, señalaron que de no lograr adaptarse a los cambios, se verían forzados a cerrar sus negocios.

"Ya llevo como dos años que nada más estoy sacando para pagar los servicios, de ganancia me queda muy poco. Y si veo que este año se me complica más voy a cerrar la tienda", comentó uno de los comerciantes consultados.

De acuerdo con la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), al menos el 80 por ciento de sus cerca de cinco mil 500 afiliados en Nuevo León pertenece al giro de tiendas de abarrotes o negocios similares, mismos que tendrán que sortear los nuevos retos que representa para ellos los cambios fiscales para el 2014.

Que entre otras cosas incluye la eliminación del Régimen de Pequeños Contribuyente (Repecos), y la implementación del Régimen de Incorporación, en el cual tendrán la vigencia de 10 años y en el primero habrá una exención del Impuesto Sobre la Renta (IVA), que posteriormente tendrá una aplicación gradual.

Otro factor en contra es la contabilidad del negocio, pues añadió que en adelante tendrán que emitir las facturas electrónicas, lo cual podría suponer un costo extra para el comercio.

"Si el contador me dice que va a cobrar más por eso de la factura electrónica, ya mejor cierro", comentó el comerciante, quien reveló que lleva más de 30 años operando con su negocio, por lo cual ha visto una serie de modificaciones al esquema fiscal, de los cuales muchos han sido revertidos por falta de aceptación.

"Imagínate, hay millones de comerciantes así como yo. Muchos no van a poder adaptarse a estas cosas (la facturación electrónica y el buzón tributario), entonces van a cerrar", comentó.