Tarjeta Feria agravó alzas en las cuotas camioneras

Hace falta generar confianza entre los usuarios mediante mecanismos para consultar el saldo, así como ampliar el catálogo de expendedores, según investigador de la EGAP.
El último aumento volcó a cientos de personas a pasar al esquema de prepago.
El último aumento volcó a cientos de personas a pasar al esquema de prepago. (Marilú Oviedo)

Monterrey

Los incrementos el costo del servicio del transporte se agravaron hace dos años con la incorporación de sistema de prepago Feria, que arrancó en marzo de 2011 en medio de voces de desconfianza, misma que fue agravada por los desacuerdos de los actores políticos y los empresarios del transporte.

La creación de una tarifa de castigo y otra de premio, lejos de incentivar el uso, provocó el declive de sistema hasta el ultimo día del 2013.

Sin embargo un incremento del 20 por ciento en el servicio al pagarse en efectivo dio un nuevo vuelco del usuario, acompañado también de un sinnúmero de protestas y recursos legales.

Para Fernando Gutiérrez Moreno, secretario de Desarrollo Sustentable los descuentos en transbordos en el transporte colectivo para los usuarios de la tarjeta Feria, son la solución.

Reconoció que en su momento el sistema de prepago cayó en desuso debido a que hubo un "incentivo perverso" en el que los validadores se "descomponían" para que la gente tuviera que pagar en efectivo, lo cual creó una situación de desconfianza muy grande.

"Pero en este momento la política tarifaria que está publicada, se están poniendo posters en todos los camiones, en los que la responsabilidad es que si el validador esta descompuesto y el usuario trae su tarjeta, no tiene porque pagar el servicio", dijo el funcionario estatal.

Para el especialista en Movilidad, Moisés Cantú López, uno de los problemas con la tarjeta Feria tienen que ver de entrada con su carácter de opcional, y en un segundo punto con la situación de los escasos puntos de venta.

El hecho de que sólo pueda comprarse y recargarse en algunas tiendas de conveniencia, complican su operación.

"Cuando inició el uso de tarjeta Feria, estaba por el orden del 52 por ciento, todavía hasta noviembre del año pasado, un 30 por ciento, si la tarifa de castigo se aplicó para incentivar el uso de la tarjeta, no resultó.

"En mi opinión es porque los puntos de venta son muy limitados, hay puntos de la ciudad no hay estas tiendas de conveniencia", puntualizó.

Dijo que el sistema pudiera vincularse con una gran cantidad de puntos de venta debido a su sencillez de operación.

Asimismo, dijo que se tiene que trabajar en la confianza del usuario y que éste pueda revisar sus movimientos de modo sencillo.

"Todos los que tienen una tarjeta de crédito o débito, le tienen confianza porque pueden consultar sus estados de cuenta en varios modos, incluso vía aplicaciones web, y ven su saldo, cuando compraron, dónde gastaron y como lo hicieron.

"Atrás de la tarjeta Feria hay un sistema informático que registra todo eso, ¿por qué no darle acceso a los usuarios con una aplicación dónde puedan ver sus operaciones y se acabo el problema?", cuestionó el investigador.