Cuestionan vocación ambientalista de TNC

La organización internacional que objetó el proyecto Monterrey VI, es el “único grupo verde” que perfora sus propios pozos de gas y petróleo, de acuerdo al libro 'This Change Everything'.
En su estudio, The Nature Conservancy expone los presuntos impactos que ocasionará el acueducto en NL.
En su estudio, The Nature Conservancy expone los presuntos impactos que ocasionará el acueducto en NL. (Archivo)

Monterrey

The Nature Conservancy, la organización que calificara como "nefasto" el proyecto Monterrey VI tiene un largo historial de manejos irregulares en la extracción de hidrocarburos en el sur de Texas, así lo da a conocer y publica la periodista canadiense Naomi Klein, en su libro "This Change Everything" ("Esto lo cambia todo").

Colaboradora de periódicos como The Nation, In These Times, The Globe and Mail, This Magazine, Harper's Magazine, y The Guardian, Kelin señala que desde 1999 THC comenzó con la instalación de un pozo de petróleo y gas dentro de una reserva en la bahía de Galveston, Texas, que les fue cedida en 1965 para proteger al "pollo de la pradera", una especie en peligro de extinción.

Sin embargo, hacia 1999, comisionó a un operador de gas para instalar un nuevo pozo en la zona llamada "Texas City Praire Preserve"; los hechos fueron denunciados por Los Angeles Times en 2002 y en 2003 hizo lo propio The Washington Post.

Luego del escándalo, TNC reconoció la perforación, pero aseguró que ésta se había realizado sin dañar la armonía de las aves y su hábitat, situación que fue desmentida meses después cuando se dio a conocer que de las 36 aves que estaban en la reserva, sólo sobrevivían 16.

En ese momento, la organización se comprometió a no realizar nuevas excavaciones en la reserva, que había sido donada por Mobile, sin embargo, sí siguieron explotando los dos pozos ya abiertos.

En noviembre de 2012 murió el último de los especímenes del "pollo de la pradera" (Attwater's Praire Chicken), no así los pozos petroleros que siguen explotándose en tierras que maneja directamente The Nature Conservancy.

En señalamientos de la autora, TNC es el "único grupo verde" del que se tiene conocimiento que perfore sus propios pozos de gas y petróleo.

En "Esto lo cambia todo", la periodista denuncia que la organización tiene además fuertes lazos con otros sectores de los combustibles y fósiles como BP American, Shell y American Electric Power, dentro de sus mismos consejos de negocios.

Asimismo explica que más organizaciones para protección del medioambiente han "enredado su destino con las corporaciones en el corazón de la crisis climática: invirtiendo su propio dinero con ellos". Entre estas agrupaciones destaca Conservation Fund.

Hace un par de semanas, el representante de TNC en México y Presidente del Fondo Metropolitano del Agua, el empresario regiomontano Eugenio Clariond Reyes Retana, presentó un estudio titulado "La seguridad hídrica de Monterrey y su zona metropolitana", el cual señala que este proyecto traerá un impacto económico, ecológico y social para la entidad.

Lo anterior causó movilizaciones de la sociedad civil y la defensa de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey al respecto del proyecto.