Suben quejas por corrupción; bajan sanciones

Las denuncias que llegan a la unidad especializada en castigar malas prácticas de funcionarios estatales subieron 156% entre 2012 y 2013, mientras que las penalizaciones bajaron 66% en el mismo ...
Uno de los casos más conocidos de corrupción sucedió en el Instituto de Control Vehicular.
Uno de los casos más conocidos de corrupción sucedió en el Instituto de Control Vehicular. (Raúl Palacios/Archivo)

Monterrey

Una de cada 5 denuncias que llegan a la Unidad Anticorrupción de Nuevo León resulta en una sanción para los servidores públicos.

Desde su creación en octubre de 2011, a la fecha este órgano estatal ha procesado solamente 669 casos de mil 714 denuncias recibidas por ciudadanos.

Lo que es más, entre su primer y segundo año de funciones las sanciones se desplomaron 66 por ciento, pasando de 277 en 2012 a sólo 92 en 2013.

La Unidad Anticorrupción fue creada en octubre de 2011 y opera como un órgano desconcentrado del Poder Ejecutivo y de la misma Contraloría, que es quien debería encargarse de dar seguimiento a las acciones y omisiones de los servidores públicos cuando se les relacione con presuntos actos de corrupción.

Durante su primer año de ejercicio, de octubre de 2011 a diciembre de 2012, aplicó 18 denuncias penales y 38 sanciones por responsabilidades administrativas, destacando 12 suspensiones, 9 apercibimientos, 6 destituciones y 5 inhabilitaciones.

Asimismo se iniciaron 147 procedimientos de responsabilidad administrativa contra servidores públicos y 68 promociones de responsabilidad ante la Contraloría para el inicio de un procedimiento de responsabilidad administrativa.

Sin embargo, durante el ejercicio de 2013 los números se desplomaron en algunos casos hasta 91 por ciento. Tal es el caso de los procedimientos de responsabilidad administrativa, pues sólo se abrieron 12 y lo mismo ocurre con la promoción de responsabilidad administrativa, que descendió hasta 7, una disminución de 89 por ciento.

Aunque prácticamente se duplicó el número de sanciones por responsabilidad administrativa, pasando de 38 a 64, destacan los 26 apercibimientos y las 16 amonestaciones, mismas que no tienen ninguna implicación en la labor del servidor público sancionado.

Otra disminución considerable fue la de las denuncias penales, que se redujeron 83 por ciento, aplicándose solamente 3 durante todo 2013. Por el contrario, el número de denuncias hacia servidores públicos se creció 156 por ciento, pasando de 669 a mil 714.

En sus informes la misma unidad lo señala como algo positivo y cita: "Hasta el 31 de enero de 2014 el número de denuncias ciudadanas que sean presentado a través de los canales de denuncia (corruptel.mx, corruptel 070 y de manera presencial en las oficinas) asciende a mil 714, lo cual demuestra claramente que va en ascenso el nivel de confianza ciudadana con respecto a las estrategias que integran el Plan Anticorrupción", señalan. El delito más denunciado es el cohecho, con 288 quejas, coloquialmente conocido como mordida, y se configura cuando un el funcionario público acepta una remuneración para cumplir con un acto debido por su función.

Le siguen el abuso de autoridad y el ejercicio indebido de funciones. Existen 50 denuncias por robo y un número igual por ejercicio abusivo de funciones.

Del delito de concusión que según el Código Penal del Estado alcanza penas de 2 a 8 años de prisión, se presentan 37 casos; mismo número que el peculado, que consiste en el uso de los recursos del estado para beneficio personal y alcanza hasta 12 años de prisión, dependiendo del daño al erario.

También existen 23 denuncias por apropiación de bienes públicos o gastos ilícitos, así como 9 por enriquecimiento ilícito y otras 21 que no están clasificadas.