Sube violencia familiar pero no se denuncia

El 99 por ciento de las peticiones de ayuda son de mujeres maltratadas por su pareja, dice Alternativas Pacíficas.
Pese a las manifestaciones para alzar la voz, muchas víctimas no piden ayuda.
Pese a las manifestaciones para alzar la voz, muchas víctimas no piden ayuda. (Saúl López/Cuartoscuro)

México

Desde los 14 años Martha era golpeada por su pareja. Nunca denunció. A los 32, en una de tantas discusiones, ella y su marido forcejearon con un cuchillo. Él la amenazó de muerte. Ella se defendió y lo asesinó.

Al no contar con pruebas que corroboraran sus años de maltrato fue detenida por las autoridades. Sus hijos quedaron a cargo de la familia paterna.

Al intervenir en la discusión de sus padres, un joven perdió la vida a causa de un balazo. Su padre fue quien jaló del gatillo. Tras disparar a su esposa e hijo el hombre se dio un tiro frente otros dos hijos, de 8 y 15 años. Los dos quedaron en la orfandad.

Estos casos se presentaron durante el último año en Nuevo León, donde la violencia familiar se mantiene al alza.

Según datos de la Procuraduría General de Justicia, en mayo Nuevo León rompió récord al registrar mil 225 denuncias por este tipo de situaciones.

Sin embargo, especialistas aseguran que esta cifra sólo muestra la mitad de la violencia que existe en la entidad, pues debido a la falta de información y el miedo que generan las amenazas de los agresores, las víctimas no se atreven a denunciar el maltrato.

El estimado es que por cada denuncia hay al menos otro caso de violencia familiar que no se reporta.

“Fácil el doble o mucho más. Es muchísima la gente que no pide ayuda”, asegura Alicia Villarreal Cardona, psicóloga de Alternativas Pacíficas.

Por su parte, María del Rosario Pacheco Leal, directora de esta misma organización que brinda apoyo a las mujeres maltratadas, indicó que dos de cada tres mujeres sufren violencia y no denuncian por diversos factores socioeconómicos.

“Una porque dices tú: ‘¿con qué voy a mantener a mis hijos?’; otra, si tienes un nivel económico muy bueno pues no quieres dejar a tus hijos sin ese nivel de educación que ya tienen, ese nivel de vida, ni tú tampoco, y te sometes”, expresó.

Según las especialistas, la cuestión legal también juega un papel importante para que las mujeres denuncien la violencia, ya que en algunas ocasiones se les cuestiona el maltrato.

“Si tu robas un paquete de tortillas, no te van a decir ‘te lo robaste porque tenías hambre, porque eres madre soltera y no tienes trabajo y tienes que alimentar a tres niños’; si tu decidiste robar, se te castiga, y en la cuestión de la violencia sí entran todas éstas cosas. Todavía te cuestionan después de que fuiste la víctima”, apunta Pacheco Leal.

Alternativas Pacíficas se encarga de dar refugio a mujeres que son víctimas de violencia. El 99 por ciento es maltrato por parte de la pareja. Al no contar con un lugar para vivir seguras, la institución ofrece el resguardo de las mismas y sus hijos,  brinda asesoría legal, psicológica y de trabajo social.

“Muchas veces nos dicen: ‘¿porqué yo me tengo que esconder?, ¿porqué yo me tengo que salir?”, explica la directora de la organización.

Actualmente sólo el municipio de Monterrey cuenta con policías especializados en violencia familiar.

Hasta mayo, según la asociación Arthemisas por la Equidad, 31 mujeres fueron asesinadas en actos de violencia familiar.