“Sólo pedimos una mesa de diálogo para discutir ideas”

Desde hace ocho días están en plantón afuera del Congreso; algunos diputados saludan, otros no, pero nadie hace nada
Buscan reformar el Código Civil para permitir matrimonio igualitario.
Buscan reformar el Código Civil para permitir matrimonio igualitario. (roberto alanís)

Monterrey.-

Ya son ocho días en los que Mario Rodríguez Platas e integrantes de la comunidad Lésbico Gay, Transexual, Transgénero, Travesti, Transexual e Intersexual (LGBTTTI) de Nuevo León se encuentran en plantón ante las instalaciones del Palacio Legislativo.

La demanda sigue siendo la misma: dictaminar la ley para prevenir la discriminación y entablar el diálogo para las reformas al Código Civil que permitan el matrimonio igualitario.

Esta semana han recibido casi 700 firmas de apoyo de la sociedad civil, pero ni una sola respuesta por parte de los diputados.

En el campamento están a disposición de los interesados las propuestas que hasta el momento se han llevado para reformar las disposiciones legales; también un compendio de material periodístico que durante los últimos cuatro años se ha ido acumulando en torno al tema.

¿Cuál ha sido la experiencia de la semana con la gente?

Ha sido una experiencia muy enriquecedora, para empezar no ha habido insultos o agresiones por parte de ninguna persona. No ha habido nada que ponga en peligro la integridad física de nadie.

Hemos tenido mucha participación de la gente, de los ciudadanos, quizá en números no se vea mucho pero las firmas obtenidas con consientes y de apoyo decidido.

Ha habido solidaridad para con quienes estamos en el campamento; nos traen comida, agua, hasta vales de gasolina para alimentar la planta de luz.

¿Por qué se plantaron?

Agotamos todos los canales institucionales, hubo muchas promesas incumplidas y nosotros sólo pedimos una mesa de diálogo para que se discutan ideas. No queremos imponer nuestra visión sobre el tema, pero tampoco queremos que nos impongan nada.

Queremos que los diputados debatan públicamente, no que presionen de manera interna, “de pasillo” o fácticamente, como lo hacen muchas veces.

El coordinador de los diputados panistas, Alfredo Rodríguez Dávila, es el más renuente; ha venido un par de veces y ha sido respetuoso, pero no hay respuesta.

Sí se puede debatir, llegar como se dice en la política “ponernos de acuerdo en los mínimos”, para partir de allí; ¡vaya, tenemos que aprender a parlamentar, a lograr consensos!

¿Cuál ha sido la experiencia de la semana con la gente?

Las ONGS de la comunidad LGBTTTI han venido, han estado pendientes, se han quedado a dormir; y en el caso de asociaciones de la sociedad civil, en general hemos recibido el apoyo del Frente Nuevo León y algunas otras que ahorita no recuerdo.

Creo que se dan cuenta que no sólo a los gays nos tratan despectivamente los diputados, sino a la gran mayoría nos tratan como menores de edad en cuestiones cívicas.

¿Cómo ha sido la interacción con los diputados?

Carolina Garza, la presidenta de la Comisión de Equidad y Género, donde están los dictámenes, como que una vez se le olvidó que estábamos aquí, pasó y nos saludó cordialmente pero hasta allí; el diputado Adrian González de la Comisión de Legislación pasa sin ver.

Pero hay diputados como Juan Carlos Ruiz que todos los días llega y saluda, pregunta cómo nos encontramos, lo mismo Chuy Hurtado.

Del PT, el Yayo (ahora diputado del PRI) viene a veces, y él tiene muchas dudas acerca de si el gay nace o se hace, pero es respetuoso.

Edgar Romo, el coordinador del PRI, nos ha saludado un par de veces, y Carlos Barona; pero nadie se mete al fondo del asunto, no ofrecen un diálogo.

El miércoles es el cuarto Informe de Gobierno, ¿Te vas a quitar?

El plantón no se levanta, hay una cuestión de logística, se debe despejar la Macroplaza y calles adyacentes, toda persona sale, yo tendré que salir mientras dura el protocolo, pero no se quita el campamento.

Aquí se queda todo, yo regreso en cuanto se abra a la circulación.

Quien legisla es el Congreso y a ellos les vamos a exigir una fecha para el diálogo. Esto sigue hasta que ellos (los diputados) quieran.