Solicitará ONU investigar 4 casos de desaparición

Los casos fueron revisados por el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la organización, quienes pedirán se realicen las indagaciones pertinentes.
Los cuatro hombres desaparecieron en diversos hechos, presentados desde 2010. Foto: Leonel Rocha/ Archivo
Los cuatro hombres desaparecieron en diversos hechos, presentados desde 2010. Foto: Leonel Rocha/ Archivo

Monterrey

La Organización de las Naciones Unidas solicitará al Gobierno Mexicano la investigación de cuatro casos de desaparición forzada.

Estos hechos denunciados por Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos AC (Cadhac) fueron analizados por el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, de la ONU, quien consideró darles este trámite.

Los casos son los referentes a las desapariciones forzadas de los señores Adán Ramos, Honorio Badillo Gómez, Carlos Enrique Ruiz Núñez y Mario Alberto Coronado Rangel.

“Con este objeto, el Grupo recibe y examina los informes sobre desapariciones presentados por los parientes de las personas afectadas o por organizaciones de derechos humanos que actúan en su nombre.

“Tras verificar si esos informes cumplen determinados criterios, el Grupo de Trabajo transmite los casos al gobierno correspondiente, en este caso al gobierno mexicano, para solicitar que se realicen indagaciones y que le informen sobre sus resultados”, explica la organización por medio de un comunicado de prensa.

La organización explica que el Grupo de Trabajo actúa como un enlace entre los gobiernos y las víctimas para que se lleven a cabo las investigaciones pertinentes al caso.

Adán Ramos y Honorio Badillo Gómez (de quien ya se ha notificado una posible identificación por medio de resultados de ADN) fueron vistos por última vez en el 2011, en el municipio de Pesquería, Nuevo León, presuntamente fueron privados de su libertad por policías municipales.

En el caso de Carlos Enrique Núñez se señala que fue visto por última vez en el 2010, en Monterrey, y al parecer desapareció a manos de policías federales; por su parte Mario Alberto Coronado Rangel fue visto por última vez en el 2012, en el municipio de Apodaca y se sospecha que fue privado de su libertad por agentes ministeriales.