Siguen sin garras

Los Tigres mejoran su accionar con relación al partido pasado, pero no les alcanza para derrotar al Pachuca, al empatar a cero goles en su presentación en “El Volcán”.
Los felinos siguen sin anotar gol.
Los felinos siguen sin anotar gol. (Jorge López)

Monterrey

Los Tigres tuvieron una fría presentación en el Estadio Universitario, al empatar 0-0 con el Pachuca en el Clausura 2014.

Aunque mejoraron en aspectos como la posesión de balón, la cantidad de llegadas al frente y solvencia defensiva, el saldo es poco para un equipo reforzado luego de dos partidos, sin anotar un solo gol y con sólo un punto en la tabla de posiciones.

El representativo de la UANL se vio voluntarioso, pero no le alcanzó para darle a sus aficionados la primera alegría del año.

Tigres presentó a Darío Burbano y Jorge Estrada como titulares, enseñando el cuadro que se contempla para este torneo corto, dejando en la banca a Jesús Dueñas y Damián Álvarez.

Además, Hugo Ayala regresó a su sitio como pareja de Juninho en la zaga central, volviendo a la tradicional línea de cuatro en el fondo.

Los de casa intentaron controlar el balón y llegar con jugadas eslabonadas, pero no pudieron horadar un esquema defensivo en el que los Tuzos metían a sus 11 jugadores en su propio terreno.

Aunque fue dominado en cuanto al tiempo de posesión del esférico, en la primera parte el Pachuca se apoyó en la velocidad de John Pajoy y Enner Valencia para fabricar las ocasiones con mayor sensación de peligro.

Al terminar el primer tiempo y tras el silbatazo final, la gente dedicó un abucheo que reflejó la sensación que tienen sus fanáticos luego de 180 minutos jugados.

La gente abucheó a los ex Rayados, Walter Ayoví, al ser anunciado por el sonido local, y a Darío Carreño, al ingresar de cambio en el segundo tiempo.

El saldo de los Tuzos es prácticamente igual al de Tigres tras dos jornadas, con un empate y una derrota, sin anotar gol.


LA HISTORIA

La ceremonia de apertura de Tigres fue brillante, con un emotivo espectáculo de luz, sonido y fuegos artificiales.

En el medio tiempo presentaron a cada uno de los integrantes del plantel en la pantalla gigante. 

En los minutos iniciales, la velocidad de Enner Valencia y John Pajoy causó estragos a la zaga. En la segunda llegada, Valencia alcanzó a conectar el balón que se estrelló en el travesaño.

Mientras Tigres trataba de abrir espacios al frente y Lobos intentaba con un tiro de media distancia, otro desdoble de los visitantes envió un balón a Enrique Esqueda  que “abanicó” en su intento de remate.

Los esbozos de Tigres en la primera parte no inquietaron al “Conejo” Pérez, incluyendo un remate de cabeza de Guido Pizarro tras un centro del “Guty” Estrada.

En la segunda parte, el equipo local se adueñó de las acciones; Pachuca ya no tuvo la velocidad del principio aunque el ímpetu del último cuarto de hora tampoco rindió frutos.

Las cosas volvieron a su cauce con el ingreso del “Enano” Álvarez y el canterano Dueñas. 

Alan Pulido intentó una chilena y luego encabezó una jugada que casi provoca un autogol de la zaga hidalguense.

Los momentos emotivos llegaron sobre el final del encuentro.

Danilinho dejó correr un balón al que Estrada llegó por derecha; el centro del “Guty” no alcanzó a ser rematado “de tacón” por Lobos.

Una combinación entre Lobos y Danilo dejó al brasileño para que punteara y su balón fuera apenas encima del travesaño.

En la mayor aproximación, el portero veterano Óscar Pérez sacó a tiro de esquina un disparo de Hugo Ayala al 83’.

Sobre el final, Damián se abrió el espacio por izquierda y mandó un centro que Pulido remató de cabeza apenas desviado.

Aunque Tigres intentó y mostró una mejor cara, lo cierto es que la estadística lo dejará otra semana en los últimos lugares de la competencia, sin gol anotado.