Saurom tiene su primera vez en Monterrey

La velada tuvo lugar en el emblemático Café Iguana de Barrio Antiguo la noche de este sábado donde más de 300 personas le dieron calor humano al patio de conciertos del resucitado bar.

Monterrey

Por primera vez en 17 años de trayectoria musical, Saurom, la legendaria banda de Juglar Metal originaria de España, visitó Monterrey, y a pesar del frío de la noche pudo ofrecer un íntimo concierto a sus seguidores que ya los esperaban desde muy temprana hora afuera del recinto.

La velada tuvo lugar en el emblemático Café Iguana de Barrio Antiguo la noche de este sábado donde más de 300 personas le dieron calor humano al patio de conciertos del resucitado bar.

Uno a uno comenzaron a salir los integrantes al escenario, Donovan en bombos y platillos, Raúl Rueda en la guitarra, Josele en el bajo, Santi en los teclados y Narci con sus mil y un instrumentos.

El último en aparecer fue el vocalista, Miguel Angel Franco, cantando los primeros versos de la canción Nostradamus, y así comenzar a encender los ánimos de la gente con un tema que contiene distintos elementos característicos de la agrupación.

Para poder empezar tan solo ubíquese en un ambiente medieval, con gaitas, flautas y violines, agregue el estridente rasgueo de dos guitarras eléctricas, el ritmo acelerado de la batería y a un hombre en los teclados capaz de transportarle hacia otros mundos, así podrá imaginarse tan solo una parte de lo que se vivió en aquel lugar.

Sin embargo no todo fue así de juglaresco pues la banda también interpretó temas de sus producciones menos folk, como Iria Dei o sus más dulces baladas como El Hada y la Luna, mientras el público saciaba sus ganas de poesía frente a los españoles, que agradecían en todo momento la entrega del público.

"Aunque el propósito de la gira es promocionar nuestro último disco, Vida, quisimos sacar otros temas del baúl", comentó Franco, el vocalista y así fue que recordaron melodías como El Saltimbanqui, Fiesta y la Ley de las Hadas, canciones compuestas hace más de 10 años y por primera vez interpretadas en Monterrey.

Cada juglar de esta banda española tenía algo característico que ofrecer además de su talento musical, Josele no paró de moverse por todo el escenario mientras tocaba su bajo, saltaba de un lado a otro y a pesar de que la temperatura estaba en los 7 grados centígrados, el frío no parecía importarle.

Además Narci, fundador de la banda, demostró que bastan dos manos para tocar más de tres instrumentos en una misma canción, pues entre la gaita, la flauta dulce, el violín y en ocasiones la guitarra, da prueba de su dominio sobre la música.

La fiesta medieval

Pero las canciones que realmente convirtieron el concierto en una verdadera taberna fueron Noche de Halloween, La posada del Pony Pisador y por supuesto La taberna, pues con un poco de imaginación podías llegar a ver hobbits y elfos saltando por ahí alzando sus tarros de cerveza.

Casi tres horas ofreció Saurom a su público, agregando a la lista de canciones La Leyenda de Gambrinus, La batalla de los cueros de vino, inspirada en el Quijote y Acertijos en las tinieblas, basada en El señor de los anillos, entre muchos otros temas, uno de los más esperados, Cambia el mundo, de su último álbum, Vida.

Para despedirse de su público aseguraron que esta no sería la última vez que pisaban tierras mexicanas, agregando que a Saurom no se le veía aún un final.