¡Santo Bunbury!

El cantante español se presentó anoche en Monterrey con gran derroche de energía, luego de reponerse de una gastroenteritis que lo llevó a suspender sus conciertos en la Ciudad de México.
Enrique Bunbury cumplió con los regios y se mostró muy animoso.
Enrique Bunbury cumplió con los regios y se mostró muy animoso. (Leonel Rocha)

Monterrey

Emocionante y a la vez sublime, así se resume el concierto que la noche de ayer brindó el cantante Enrique Bunbury en Monterrey, para presentar su gira Palosanto.

El Auditorio Banamex abrió sus puertas y albergó a cerca de 6 mil espectadores que fueron testigos de la magia del español, quien entregó su corazón durante la inolvidable velada.

Las manecillas del reloj apuntaban las 21:10 horas, cuando el ex integrante de Héroes del Silencio apareció en medio del escenario, pintado de colores cálidos, y en medio de una gran ovación dio inicio al ritmo de "Despierta".

Con ese estilo áspero al momento de cantar, Bunbury entregó "El club de los imposibles" antes de saludar a sus emocionados seguidores que corearon su nombre en repetidas ocasiones.

"Muchísimas gracias a todos. Muchísimas gracias en verdad por venir y acompañarnos esta noche. Tenemos canciones nuevas de Palosanto, pero también tenemos canciones del pasado lejano y del pasado cercano", dijo el intérprete de "... Y al final".

Ayer el cantante de 46 años se vio con un buen semblante, después de que el pasado lunes sufriera de una gastroenteritis, que lo obligó a posponer su presentación en la Ciudad de México, incluso se mostró animado durante todo su show.

"Contracorriente", "Ódiame", de Julio Jaramillo, y "Porque las cosas cambian" fueron dando forma al espectáculo, el cual hizo vibrar cuando se escuchó en el recinto "Más alto que nosotros sólo el cielo", tema incluido en su álbum nombrado igual que su gira.

La presentación de Palosanto no pudo lucir mejor, pues además de la calidad vocal del artista presumió una impresionante producción en el escenario llena de luces, pantallas, imágenes, humo.

Junto a sus seis músicos, Enrique Bunbury sacó del baúl de los recuerdos "Deshacer el mundo", tema que grabara con Héroes del Silencio y que lanzaran en su álbum "Avalancha", algo que sus fans agradecieron.

Conforme iban pasando los minutos, la intensidad aumentaba también, prueba de ello fueron los coros ininterrumpidos del público cuando el originario de Zaragoza, España, interpretó "Hay muy poca gente" y "Frente a frente".

"Que tengas suertecita", "De todo el mundo" y "Lady blue" anunciarían un final que nadie esperaba, algo que tomó en cuenta el artista para seguir deleitando a los que querían más de él.

Llevándolos hasta el "Infinito" fue como pensó que saciaría la sed de su gente, pero no fue así, por lo que los volvió a tomar y convirtiéndolos en "Prisioneros" les dijo adiós con su "Viento a favor".

En corto

Bunbury mostró un buen semblante, tras la decaída que tuvo el pasado lunes.

El público se olvidó por completo de sus butacas durante las dos horas de show.

Bunbury presentó temas de su más reciente disco "Palosanto", así como temas que interpretó con los Héroes del Silencio.