Y San Pedro Meters pierde de nuevo...

Regidores informaron que la compañía proporcionó datos falsos y derrumbó una casa protegida por el INAHNL.
El estacionamiento se ubica en la esquina de Libertad y Corregidora.
El estacionamiento se ubica en la esquina de Libertad y Corregidora. (Ricardo Alanís)

San Pedro Garza García

Mientras que el municipio de San Pedro deshizo el contrato que tenía con San Pedro Meters en relación a los parquímetros, ayer el Cabildo les negó la autorización para construir una barda por haber demolido una vivienda con 100 años de antigüedad y convertirla en estacionamiento.

El Cabildo sampetrino negó a San Pedro Meters la autorización para construir una barda en una propiedad de Libertad y Corregidora, en el casco de la ciudad, pues dicen, la compañía proporcionó información falsa apoyados por un inspector de la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Se informó que el funcionario, de nombre Guillermo, fue despedido recientemente por el alcalde Ugo Ruiz, al aplicar un programa de mejora en la dependencia.

En la sesión, la regidora María Galván y el regidor Francisco Flores aclararon que el inmueble que derrumbaron indebidamente tenía más de 100 años y estaba protegido por el Instituto Nacional de Antopología e Historia de Nuevo León (INAHNL).

“Es una casa de más de 100 años que tiene ahí y poco a poco, el vecino, el dueño, fue destruyéndola; primero quitó láminas, y luego empezó a quitar una parte de la casa.

“Él (dueño del predio) estaba solicitando el permiso para una barda (…), en el dictamen venía señalado otro predio y decía que sí era una barda en ese predio, era otra esquina, la esquina hacia arriba de la calle de Corregidora y no nos mostraba que era esa (la del predio que convirtieron en estacionamiento), porque nosotros sabíamos que era una casa y no podían tumbar esas paredes porque estaba protegida esa propiedad por el INAH”, dijo Flores.

El dictamen con el que contaba el INAHNL era correcto, comentó Flores, sin embargo, en la Secretaría de Desarrollo Sustentable hubo un acto, probablemente de corrupción, donde se presentó diferente información para citar otro lugar, en vez de la propiedad referida.

“La persona que se encarga de verificar, el inspector, nos señaló otro predio, se prestó yo creo que a un soborno para que dijera que era otro lugar, cambió la dirección.

Flores y Galván acudieron al sitio para verificar la ubicación que la solicitud indicaba y donde realmente se quería construir una barda.

“(El inspector) ya no está, creo que es Guillermo (...), los dueños son de la empresa San Pedro Meters”, indicó el regidor.